Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

      1690-1699

      1680-1689

      1670-1679

      1660-1669

      1650-1659

      1640-1649

      1630-1639

      1620-1629

      1610-1619

      1600-1609

          1609

          1607

          1606

          1604

          1603

          1601

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XVII > 1600-1609 > 1603

Orden del virrey marqués de Montesclaros en la que obliga que todos los casos de venta de tierras por parte de los indios después de hacer todas las precauciones y diligencias legisladas sean vistos por el virrey.
México, 17 de diciembre, 1603.

En la ciudad de México a 17 días del mes de diciembre de 1603 don Juan de Mendoza y Luna, marqués de Montesclaros, virrey, etc., dijo que por cuanto los naturales de este reino como eran de miserable y de poco talento son defraudados y engañados de ordinario por españoles y otras personas en comprarles sus tierras y posesiones por mucho menos de lo que valen, contraviniendo en esto la orden que Su Majestad por una real cédula tiene dada (ver Nota 1), que porque no se hagan las diligencias que por ellas se dispone y manda se conchavan en darles menos del precio de los treinta pesos que, conforme a la dicha cédula, deben andar en pregón las tales tierras y posesiones que llegaren a este precio.

En que por esta razón y modo los dichos naturales son notablemente defraudados, como se ha visto por experiencia.

Y para que esto se obvie y de aquí adelante se proceda en las dichas ventas con la justificación que Su Majestad ordena y manda que los indios que de cualquier manera hayan de vender tierras y si aquel valor de ellas no llegue a los treinta pesos en que Su Majestad manda anden en pregón los dichos treinta días y se remate en el mayor ponedor así anden en pregón los dichos treinta días, precediendo antes y primero las diligencias y averiguaciones necesarias de cómo son suyas, heredadas de sus padres y que les quedan otras tierras útiles y bastantes para su labor y sustento.

Y hecho esto y los pregones que se mandan antes de rematarlas, se traigan las diligencias ante Su Excelencia, para que provea lo que convenga.

Lo cual se guarde y cumpla inviolablemente, con apercibimiento que lo que en contravención de esto se hiciere desde luego Su Excelencia lo daba, y dio, por ninguno y de ningún valor y efecto. Y manda que esta orden se pregone públicamente en esta ciudad. Y así lo proveyó y firmó.

AGN. Ordenanzas, vol. 1. fols. 152-153.

Nota:

1. Real Cédula de 23 julio 1571, en este Cedulario, doc. núm 88.

Fuente:

Francisco de Solano. Cedulario de tierras. Compilación. Legislación agraria colonial (1497-1820). Instituto de Investigaciones Jurídicas. Universidad Nacional Autónoma de México. Primera edición: 1984. Segunda edición: 1991. México.

http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/libro.htm?l=387