Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

      1590-1599

          1599

          1598

          1597

          1596

          1595

          1593

          1592

          1591

          1590

      1580-1589

      1570-1579

      1560-1569

      1550-1559

      1540-1549

      1530-1539

      1520-1529

      1510-1519

      1500-1509

  Siglo XV

Siglo XVI > 1590-1599 > 1591

Real cédula al obispo de Guadalajara comunicando la creación de una armada, que sería sostenida sobre la recaudación de ciertas sumas (composiciones de tierras) y pidiendo su apoyo para que estas recaudaciones se ejecuten diligentemente y sin oposiciones.
El Pardo, 1 de noviembre, 1591.

El Rey

Reverendo en Cristo, padre, obispo de la provincia de Nueva Galicia.

Ya tenéis noticias de los ejércitos y armadas que de muchos años a esta parte he sustentado para defensa de nuestra santa fe católica, que en tanto la persiguen los herejes y enemigos de ella, habiendo introducido en tantos señoríos y provincias de la cristiandad sus depravadas sectas.

Y para defender, así mismo, a mis súbditos y vasallos, castigar los que los pretenden ofender y asegurar la contratación de estos reinos y de esos, y la hacienda que va y viene de todas las Indias: y todo esto ha consumido todo mi patrimonio y lo que por arbitrios y otros medios he podido juntar; y los servicios que este reino me ha hecho, continuando su gran fidelidad y amor.

Y las ocasiones precisas que se ofrecen, a que forzosamente debe acudir, son tantas y tan grandes que para cumplirlas es menester dicha hacienda.

Y siendo una de las cosas de más importancia y más necesaria una gruesa armada en el mar océano para castigar a los enemigos que con tanta libertad navegan en ella robando y haciendo tantos daños a mis súbditos y vasallos.

Y para conseguir puedan ir y volver cada año las flotas de las Indias, no habiendo sustancia en mi hacienda para cumplir los gastos de esta armada, ni en reino para acudir a ello, aunque quisiera mucho relevar de estas obligaciones a esas provincias -como lo he hecho hasta aquí- no lo permiten las ocasiones que se ofrecen, principalmente habiéndome encargado, sin poderlo excusar, de la defensa de toda la cristiandad, demás de la de mis reinos.

Y así, considerando el estado de todo y la grosedad de esos reinos, y el amor y fidelidad con que los vecinos y naturales de ellos acuden a mi servicio, correspondiendo a la voluntad que Yo les tengo, y el beneficio que resultará a todos mis vasallos de las Indias de que ésta armada ande en la mar de ordinario, pues demás de lo que con esto se aventajarán los precios de lo que se llevare de España a ellas, vivirán con más quietud y seguridad de no ser ofendidos en sus casas y haciendas: me he resuelto, con parecer del mi Consejo Real de Indias, donde con particularidad y consideración se ha tratado de ello, de usar de algunos medios muy justificados para que se pueda sacar alguna sustancia de hacienda de esos reinos y al virrey don Luis de Velasco escribo sobre ello para que lo ejecute, y se asiente, y se cobre, traiga lo que de ello procediere con la brevedad posible, pues hasta que esto llegue no se podrá poner mano en esta armada que tanto conviene ponerla presto en la mar.

Y en su entretenimiento, y no en otra cosa por precisa que sea, se ha de convertir todo lo que de dichos medios resultare. Y aunque estoy seguro de vuestro celo y cristiandad, que cosa tan justa, tan necesaria y conveniente habéis de favorecer y ayudar por vuestra obligación, os he querido dar parte de esta resolución y de las causas de ella, para que teniéndolas entendidas interpongáis en lo que conviniere vuestra autoridad y procuréis que se ejecute y asiente todo lo que se ordena, con la suavidad y buenos medios que conviene, y Yo fío de tan leales vasallos.

Y encargaréis a vuestros ministros que hagan cerca de esto los buenos aficios que convenga, y advertiréis al virrey de lo que entendiéreis que conviene esté prevenido, para mejor dirección de lo que se ordena: que en todo ello me serviréis mucho.

Publicada por Genaro García, Documentos inéditos o muy raros para la Historia de México, México, 1974, doc. 3, pp. 30-31.

Fuente:

Francisco de Solano. Cedulario de tierras. Compilación. Legislación agraria colonial (1497-1820). Instituto de Investigaciones Jurídicas. Universidad Nacional Autónoma de México. Primera edición: 1984. Segunda edición: 1991. México.

http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/libro.htm?l=387