1590
Auto por el que se ordena medir y amojonar una propiedad en Silao, según sus títulos y de acuerdo con las ordenanzas, para evitar futuras desavenencias con los vecinos por cuestión de límites.
México, 31 de diciembre, 1590.


Don Luis de Velasco, virrey, etc.

Hago saber a vos, el alcalde mayor de las minas de Guanajuato que por parte de doña Isabel Maldonado, viuda, mujer que fue de Hernando de Aguilar Espinosa, por sí y como tutora y curadora de sus hijos, me ha hecho relación que ella tiene ciertas tierras y estancias en los llanos de Silao, linde con tierras de doña María de Sandoval y Andrés López de Céspedes.

Y que para que cada uno sepa lo que tiene y lo que le pertenece y pueda gozar de ello de manera que el uno no se pueda entremeter en las tierras del otro, ni el otro, me pidió mandase medirle y amojonarle las dichas tierras y estancias de la dicha doña Isabel Maldonado, conforme a los títulos y recaudos que de ellas tuviere, y a las ordenanzas que están hechas sobre lo que ha de tener cada estancia y caballería: que de esta manera se sepa y entienda lo que le pertenece.

AGN. General de parte, leg. 4. fol. 44.

Fuente:

Francisco de Solano. Cedulario de tierras. Compilación. Legislación agraria colonial (1497-1820). Instituto de Investigaciones Jurídicas. Universidad Nacional Autónoma de México. Primera edición: 1984. Segunda edición: 1991. México.

http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/libro.htm?l=387