Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

      1590-1599

      1580-1589

          1589

          1588

          1587

          1586

          1585

          1582

          1581

          1580

      1570-1579

      1560-1569

      1550-1559

      1540-1549

      1530-1539

      1520-1529

      1510-1519

      1500-1509

  Siglo XV

Siglo XVI > 1580-1589 > 1588

Merced de sitio y condiciones para siembra de legumbres de la tierra y de castilla, con calificación de que se realizaron las diligencias previas, constatando que ni dañaban a propiedades indígenas, ni a terceros, ni existía contradicción alguna.
Guatemala, 24 de diciembre, 1588.

El licenciado García de Valverde, del Consejo del Rey nuestro señor, presidente de la Audiencia de Guatemala.

Por cuanto Juan Cisneros de Reinoso, vecino de la dicha ciudad, por petición me hizo relación diciendo que en Canales, en linde de las tierras de Francisco de Pereña había muchas tierras baldías y realengas, donde yo le podía hacer merced de cuatro caballerías de tierra para labor de pan, y otras semillas para su sustento, y de su mujer e hijos.

Y me pidió mandase hacer las diligencias ordinarias, y constando estar sin perjuicio, le hiciese la dicha merced.

Y yo di por comisión a Francisco de Pereña para que habiendo sido citado el fiscal de esta Real Audiencia, fuese a las dichas tierras y las viera por vista de ojos, y citase a los indios, y demás personas a ellas comarcanos, nombrando a los indios defensor y de su oficio recibiera información acerca de si las dichas tierras eran baldías y realengas, y si declarase al susodicho vendría daño o perjuicio a alguna persona, y habiendo contradicción recibiera información de ella y causas que había para no dar, ni proveer, las dichas tierras.

Y en cuyo cumplimiento parece que habiendo sido citado el licenciado Tomás Espinosa de la Plaza, fiscal de la dicha Real Audiencia, el dicho Francisco de Pereña nombró escribano e intérprete, y citó al gobernador y alcaldes regidores del pueblo de Petapa y les nombró defensor, y fue a las dichas tierras y las vio por vista de ojos.

Y así mismo citó a Juan de Orozco de Ayala, alcalde mayor de esta dicha ciudad, por lo que a él y a doña Catalina de Ayala su hija tocaba. E hizo información de oficio y precediendo otros autos dio su parecer jurado y lo envió ante mí para proveer.

Y por mí visto todas las diligencias que quedan en poder del secretario mandé dar, y di, el presente título por el cual en nombre de Su Majestad, y por el tiempo que su voluntad fuere, doy y señalo al dicho Juan Cisneros de Reinoso tres caballerías de tierra de la dicha parte de la barranca Aholem, que los indios del pueblo de Petapa tienen por lindes de sus tierras, y en linde de las tierras que yo hice merced a Francisco de Pereña y a doña Catalina de Ayala, hija de Juan Orozco de Avala, llevando por lindero la dicha barranca, hacia unos asientos y población antigua que se llama Tixloltinamit, hacia el oriente, y en ellas pueda hacer casas de vivienda y sementeras de trigo y maíz, y otras legumbres de Castilla y de la tierra, que quisiere v por bien tuviere.

Todo lo cual sea para él y para sus herederos y sucesores, presentes y por venir, y para los que de él. o de ellos, hubiere causa, títulos o razón en cualquier manera; con que dentro de un año que corra desde el día de la fecha de este título lo tenga poblado y morado, y no lo tenga otro año despoblado, so pena de lo haber perdido y como baldío se pueda dar y proveer a otra persona.

Y dentro de cuatro arios que corran del dicho día no las pueda vender, dar, donar, ni cambiar, ni en manera alguna enajenar y en ningún tiempo a iglesia, ni a monasterio, ni a persona de las en derecho prohibidas, y so la dicha pena.

Y mando a los alcaldes ordinarios de esta dicha ciudad y a cualesquier de ellos metan en posesión al dicho Juan Cisneros de Reinoso de las dichas tres caballerías de tierra y le amparen y defiendan en ella, y no consientan que de ella sea desposeído, sin ser primero oído y por fuero y derecho vencido, conforme a lo por el rey nuestro señor mandado.

AGCA. A.1.23. leg. 4.588, fols. 106-107.

Fuente:

Francisco de Solano. Cedulario de tierras. Compilación. Legislación agraria colonial (1497-1820). Instituto de Investigaciones Jurídicas. Universidad Nacional Autónoma de México. Primera edición: 1984. Segunda edición: 1991. México.

http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/libro.htm?l=387