Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

      1590-1599

      1580-1589

          1589

          1588

          1587

          1586

          1585

          1582

          1581

          1580

      1570-1579

      1560-1569

      1550-1559

      1540-1549

      1530-1539

      1520-1529

      1510-1519

      1500-1509

  Siglo XV

Siglo XVI > 1580-1589 > 1580

Ordenanza ofreciendo puntualizaciones sobre medidas en los sitios para ganado mayor y menor: 3,000 y 2,000 pasos, desde las casas de las estancias; que los pastos sean comunes y que no se provea en ellos tierra de labor.
México, 18 de junio, 1580.

Don Martín Enríquez de Almansa, virrey, etc.

Por cuanto el muy ilustre marqués de los Falces, virrey y gobernador que fue de esta Nueva España, teniendo consideración de que aquí no había ley ni ordenanza por donde se declarasen el distrito que habían de tener los sitios de estancia para ganados mayores y menores que se proveían, y de que se hacía merced en esta Nueva España; y si alguna declaración había hecha por el cabildo de esta ciudad de México, el cual no había tenido facultad para hacer ordenanzas en semejantes casos, ni para fuera de la dicha ciudad, en 19 de septiembre de 1567 hizo ordenanza cerca del distrito que habían de tener las dichas estancias de ganado mayor y menor que se habían dado, y adelante se diesen en esta Nueva España.

Por la cual ordenó, y mandó, que una estancia de ganado mayor hubiese 3,000 pasos de marca de a cinco tercias cada paso, del asiento y casa de la tal estancia al asiento v casa de la otra.

Y en las estancias de ganado menor, 2,000 de los dichos pasos.

Y si acaeciere estar alguna estancia sola que no tuviese por todas partes estancias con quien lindar, y cerca de ellas se pidiesen tierras para labor, se guardase a las tales estancias los dichos 2,000 pasos a la de menor y 3,000 a la de ganado mayor, desde las casas y asientos como si se hubiesen de dar y proveer otras estancias.

Y después, en 25 de enero de 1574, por mí se hizo otro ordenamiento (Ver Nota 1) en la dicha razón, declarando que las dichas estancias se entendiese había de tener cada una, y pertenecerle, desde las casas a la de ganado mayor 1,500 de los dichos pasos, y a la de menor 1,000 a todas partes de las casas.

Y haciendo que en el distrito fue lo mismo que estaba proveído por el dicho virrey con que guardados los dichos pasos, habiendo tierra, sin perjuicio, se pudiese proveer y hacer merced de ello.

Y aunque por la dicha ordenanza por mi hecha, que declaró y entendió revocarse la ordenanza del dicho muy ilustre virrey en cuando se mandaba en ella que a las estancias que estuviesen solas se les guardase 3,000 pasos a las de mayor y 2,000 a las de menor, sin que dentro de ellas poderse hacer merced de tierras para labor, pues mandé que guardando a la de mayor 1,500 pasos y a la de menor 1,000 en lo demás se pudiese proveer y hacer merced.

Algunas personas han puesto duda en la dicha declaración y trazado pleito sobre ello, a tenor de lo cual, para lo remediar, no embargante que como dicho es está declarado.

Para que en nada pueda haber la dicha duda y cesen los pleitos, si es necesario declaro que las estancias que estuvieren proveídas o se proveyeren de aquí en adelante les pertenece y ha de pertenecer a la de ganado mayor, 1,500 de los dichos pasos a todas partes desde la casa y asiento de la tal estancia; y a la de menor, 1,000: dentro de los cuales no se pueda proveer las tierras de labor, y fuera de ellas se pueda proveer y hacer merced de las dichas tierras y estancias y valgan las que estuvieren proveídas desde el dicho día 25 de enero de 1574 que hice la ordenanza: con que si se proveyeren estancias, en el asentar se ha de guardar desde las casas de una estancia a la otra, 3,000 de los dichos pasos, siendo de ganado mayor, y 2,000 siendo de menor, con que el pasto ha de ser común, conforme a lo que Su Majestad tiene proveído y mandado.

Y esto se guarde y cumpla, sin embargo de otra cualquier cosa que esté proveída sobre el caso, lo cual en cuanto es contrario a esto lo suspendo y revoco, y mando no se use de ello.

AGN. Ordenanzas, vol. I, fol. 53.

Nota:

(1) Incluido, igualmente, en este Cedulario: documento 93.

Fuente:

Francisco de Solano. Cedulario de tierras. Compilación. Legislación agraria colonial (1497-1820). Instituto de Investigaciones Jurídicas. Universidad Nacional Autónoma de México. Primera edición: 1984. Segunda edición: 1991. México.

http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/libro.htm?l=387