Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

      1590-1599

      1580-1589

      1570-1579

          1579

          1578

          1577

          1576

          1575

          1574

          1573

          1572

          1571

          1570

      1560-1569

      1550-1559

      1540-1549

      1530-1539

      1520-1529

      1510-1519

      1500-1509

  Siglo XV

Siglo XVI > 1570-1579 > 1575

Mandamiento para que se diriman las diferencias entre los indígenas de dos aldeas, guardándose las mojoneras y límites antiguos que dividían las propiedades de ambas comunidades.
México, 14 de septiembre, 1575.

Don Martín Enríquez de Almansa, virrey, etc.

Hago saber a vos, el alcalde mayor de 1is minas de Zacualpa, que de los naturales del pueblo de Telocoapan me han hecho relación que ellos parten terrenos con la estancia de Apaztlan, sujeto de Huacala.

Y que en contra del uso y costumbre en que han estado los naturales de ambas partes en la posesión de sus tierras y terrenos, los de la dicha estancia de Apaztlan haciendo novedad se han entrado en los límites del dicho pueblo de Telocoapan y arrancaron el fruto de una estancia de maíz, que tenían sembrada en sus tierras de 400 brazas, y quebrantaron las mojoneras antiguas.

Y que por la división que hay en cuanto a la jurisdicción de los dichos pueblos, por haber un corregidor en el dicho pueblo de Telocoapan y otro que tenía a cargo la jurisdicción del de Apaztlan, no tienen a quien ocurrir a pedir su justicia.

Y que así era forzoso que por mí diera comisión a un juez para que informe sobre dicho cargo y desagraviase, castigando los culpados, que se resolviese el fruto que les habían agraviado, arrancado en dicha sementera, e hiciere guardar los mojones antiguos.

Y por mí visto, atendiendo a lo susodicho, por la presente os mando que vayáis a los términos de los dichos pueblos de Apaztlan y Tecoloapan, condenéis la dicha diferencia.

Y llamadas ambas partes, brevemente, veáis y averigüéis cómo y de qué manera para lo susodicho.

Y sin admitir demanda nueva, ni dar lugar a pleito, proveáis cómo se guarden las mojoneras antiguas que ha habido entre ambos pueblos.

Y que no se haga novedad alguna en aquello que cada pueblo ha poseído, y procuréis concertarlos y dejarlos conformes y quietos sin admitir litigio ninguno.

AGN. General de parte. leg. 1, fol. 20v.

Fuente:

Francisco de Solano. Cedulario de tierras. Compilación. Legislación agraria colonial (1497-1820). Instituto de Investigaciones Jurídicas. Universidad Nacional Autónoma de México. Primera edición: 1984. Segunda edición: 1991. México.

http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/libro.htm?l=387