Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

      1590-1599

      1580-1589

      1570-1579

      1560-1569

          1569

          1568

          1567

          1566

          1565

          1564

          1563

          1562

          1561

          1560

      1550-1559

      1540-1549

      1530-1539

      1520-1529

      1510-1519

      1500-1509

  Siglo XV

Siglo XVI > 1560-1569 > 1566

Real cédula a la audiencia de Guatemala ordenando se haga justicia en ciertas usurpaciones de tierras, baldíos y ejidos en términos de Santiago de Guatemala.
El Escorial, 10 de marzo, 1566.

El Rey

Presidente y oidores de la nuestra Audiencia Real de la provincia de Guatemala, y en vuestra ausencia al nuestro gobernador que es o fuere de ella.

Francisco del Valle Marroquín, procurador general de esa ciudad de Santiago y en nombre de ella, me ha hecho relación que el gobernador y cabildo de la dicha ciudad al tiempo de su población y después el año pasado de 1535 señalaron ejidos y baldíos a esa dicha ciudad para pasto y abrevadero y estancias de ganados y huertas y caballerías y solares y otros sitios y heredades y tierras.

Y que la dicha ciudad y particulares en quien se repartieron las han poseído y poseyeron quieta y pacíficamente hasta que de poco tiempo a esta parte, contra lo susodicho, algunas personas de su autoridad se han entrado en parte de las dichas tierras de que a los dueños se han seguido mucho daño y están muchos de ellos despojados, como dijo nos constaría por cierto testimonio y recaudos de que ante Nos, en el nuestro Consejo de las Indias, hizo presentación.

Y me suplicó en el dicho nombre hiciese merced a la dicha ciudad y vecinos particulares de les confirmar el repartimiento que así se hizo de las dichas tierras y ejidos, y que se les guarde la posesión de ellas al dicho Consejo y personas en quien se repartieron sin que se les hiciese novedad.

Y así mismo mandásemos que a las personas que se les hubiese ocupado las dichas sus tierras y ejidos se les desocupasen y se las volviesen libremente.

Lo cual, visto por los del nuestro Consejo de las Indias, juntamente con los recaudos de que de suso se hace mención, fue acordado que debíamos mandar ésta mi cédula para vos, y Yo túvelo por bien.

Por ende, Yo vos mando que veáis lo susodicho y, llamadas y oídas las partes a quien tocare, hagáis y administréis cerca de ello entero y breve cumplimiento de justicia, conforme a la ley de derecho que cerca de ello dispone, de manera que ninguna de las partes reciba agravio de que tenga de se nos venir a quejar, ni enviar sobre ello.

AGCA. A. 1. 23, leg. 4588, fol. 62

Fuente:

Francisco de Solano. Cedulario de tierras. Compilación. Legislación agraria colonial (1497-1820). Instituto de Investigaciones Jurídicas. Universidad Nacional Autónoma de México. Primera edición: 1984. Segunda edición: 1991. México.

http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/libro.htm?l=387