Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

      1590-1599

      1580-1589

      1570-1579

      1560-1569

          1569

          1568

          1567

          1566

          1565

          1564

          1563

          1562

          1561

          1560

      1550-1559

      1540-1549

      1530-1539

      1520-1529

      1510-1519

      1500-1509

  Siglo XV

Siglo XVI > 1560-1569 > 1562

Real cédula al provincial de Santo Domingo para que su orden no posea bienes raíces, ni granjerías en pueblos de indios, aunque permitiéndolos en los pueblos españoles.
Madrid, 18 de julio, 1562.

El Rey

Venerable y devoto padre provincial de la Orden de Santo Domingo, de la Nueva España.

[Sigue la real cédula del 1 de diciembre 1560, documento 69.]

Lo cual parece que os fue hecho notificar por el nuestro presidente y oidores de la Audiencia Real de la Nueva España, y como quiera que por vos fue obedecida, cuanto al cumplimiento de ella respondisteis que la dicha orden en esa tierra estaba fundada en pobreza y con haberse multiplicado los religiosos en ella pasaban mucha necesidad y trabajo en poderse sustentar; y que vivir como la Orden de San Francisco vive, de limosna, no se podía bien hacer.

Y por vuestra parte fueron dichas otras razones por donde no se debía hacer lo que por la dicha cédula se mandaba: y representasteis la necesidad que esa orden pasaría si lo susodicho se hubiere de cumplir.

Y visto lo susodicho en el nuestro Consejo de las Indias y una información que por vuestra parte fue presentada, y un testimonio de cómo habéis dejado ciertas granjerías que teníais en pueblos de indios, y el parecer que cerca de ello dieron el dicho nuestro presidente oidores, y lo que nos escribieron el arzobispo de esa ciudad de México y vos, la dicha nuestra cédula dé suso incorporada se debe guardar en lo que toca a los propios, haciendas y granjerías que tuviereis en pueblos de indios, porque en ellos no conviene que los tengáis.

Y así os ruego y encargo que en ningún pueblo de indios tengáis propios, hacienda ni granjería alguna, no embargante que os lo hayan dado o mandado españoles u otra cualquier persona; y desde luego os comencéis a deshacer y deshagáis de los propios, haciendas y granjerías que así tuviereis en los dichos pueblos de indios.

Y para que os podáis buenamente sustentar, permitimos y tenemos por bien tener los propios y hacienda que os fueren dados, dejados y mandados por españoles, con que dados de indios en ninguna manera los podáis tener, aunque sea en los pueblos de españoles, sin embargo, de lo contenido en la dicha nuestra cédula, en lo cual, demás de ser lo que conviene al servicio de Dios Nuestro Señor y buen ejemplo y edificación de esos naturales, recibiré Yo en ello mucho contentamiento.

Publicada por Carreño (p. 356). Konetzke (t. I, pp. 395-396) y Solano (doc. 37. pp. 222-224).

Fuente:

Francisco de Solano. Cedulario de tierras. Compilación. Legislación agraria colonial (1497-1820). Instituto de Investigaciones Jurídicas. Universidad Nacional Autónoma de México. Primera edición: 1984. Segunda edición: 1991. México.

http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/libro.htm?l=387