Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

      1590-1599

      1580-1589

      1570-1579

      1560-1569

          1569

          1568

          1567

          1566

          1565

          1564

          1563

          1562

          1561

          1560

      1550-1559

      1540-1549

      1530-1539

      1520-1529

      1510-1519

      1500-1509

  Siglo XV

Siglo XVI > 1560-1569 > 1562

Real cédula a la audiencia de México prohibiendo bienes raíces y granjerías de los religiosos en los pueblos de indios, aunque permitiendo tales bienes en pueblos españoles.
Madrid, 18 de julio, 1562.

El Rey

Presidente y oidores de la nuestra Audiencia Real de la Nueva España.

Ya sabéis como Nos enviamos a encargar a los provinciales de las órdenes de Santo Domingo y San Agustín de esa Nueva España que, imitando a la santa institución en que aquellas órdenes comenzaron, viviesen en pobreza y verdadera mendicidad, sin tener bienes propios ni hacienda alguna.

Y que los bienes que hubiesen aceptado los convirtiesen en otros píos usos. Y se os ordenó que hicieseis dar a los dichos provinciales cartas que sobre ello les escribíamos y les hablaseis, para que dejasen los dichos bienes temporales y los convirtiesen en lo que se les encargaba. En cumplimiento de lo cual parece que vosotros disteis a los dichos provinciales sus cartas y les hablasteis.

Y ellos y los religiosos de sus órdenes que en esa tierra residen se han agraviado de lo susodicho, diciendo que no se podrán sustentar en ninguna manera si no tuviesen alguna capellanía y otros propios, o Nos les mandásemos dar con qué se sustentasen.

Y visto lo que cerca de ello han dicho las informaciones que ante Nos han presentado y el parecer que vosotros habéis dado, y lo que nos han escrito el arzobispo de esa ciudad y otras personas, he tenido por bien en lo que toca a los propios, haciendas y granjerías que las dichas órdenes tienen o tuvieren en pueblos de indios se guarde lo que por Nos está proveído, porque en ellos no conviene que las dichas órdenes tengan los dichos propios y granjerías.

Y porque se puedan buenamente sustentar ha parecido que se debe permitir que en pueblos de españoles puedan tener los propios y haciendas que les fueren dados, dejados y mandados por españoles; con que dados por indios en ninguna manera los puedan tener, aunque sea en los dichos pueblos de españoles.

Y sobre ello he mandado dar las cédulas que van con ésta para los dichos provinciales.

Y porque conviene que se guarde y cumpla lo en ellas contenido os encargó y mando que luego que las recibáis las hágáis dar a los dichos provinciales y les encarguéis que cumplan lo que por ellas se les ordena, pues de ello Dios Nuestro Señor será servido por el buen ejemplo que se seguirá y por la que se edificará en los naturales de esa tierra y en los españoles que en ella residen y tendréis cuidado de avisar cómo se hace.

Puga, fol. 211.

Fuente:

Francisco de Solano. Cedulario de tierras. Compilación. Legislación agraria colonial (1497-1820). Instituto de Investigaciones Jurídicas. Universidad Nacional Autónoma de México. Primera edición: 1984. Segunda edición: 1991. México.

http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/libro.htm?l=387