Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

      1590-1599

      1580-1589

      1570-1579

      1560-1569

      1550-1559

          1559

          1558

          1557

          1556

          1555

          1554

          1553

          1552

          1551

          1550

      1540-1549

      1530-1539

      1520-1529

      1510-1519

      1500-1509

  Siglo XV

Siglo XVI > 1550-1559 > 1557

Merced de una tierra y milpa a la orden de nuestra señora de la Merced.
Santiago de Guatemala, 8 de abril, 1557.

Nos, el presidente y oidores de la Audiencia y Chancillería Real de Su Majestad, que reside en la ciudad de Santiago, provincia de Guatemala.

Por cuanto, por parte de Fray Marcos de Cardon, vicario provincial de la casa y monasterio de Nuestra Señora de la Merced, de esta dicha ciudad, nos ha hecho relación que los dichos padres tenían necesidad y para ayuda a sustentarse querían labrar un pedazo de tierra que estaba a la caída del volcán de esta dicha ciudad, linde con Alonso Lavado de Dueñas, vecino de ella.

Y nos pedían les diésemos y señalásemos la dicha tierra para que en ella pudiesen sembrar trigo, maíz y las otras cosas que les fuesen necesarias.

Y por Nos se fue a ver la dicha tierra por y en nombre de Su Majestad. Y por virtud del poder por el que para ello tenemos, damos y señalamos a la dicha casa y monasterio de Nuestra Señora de la Merced, de esta dicha' ciudad, y religiosos de ella la milpa y tierra que hay por lindero milpas de Alonso Lavado de Dueñas, vecino de esta dicha ciudad -que hubo y compró de Cristóbal Salvatierra y Juana Suárez, vecinos así mismo, de ella, por la una parte.

Y por la otra, y hacia el volcán, el río y arroyo que atraviesa por lo alto y cabecera de la dicha milpa, y por la parte de abajo que linda con tierra que tiene y posee Francisco Aceituno, vecino así mismo de dicha ciudad; y por la parte frontera, hasta Malacatepeque, hasta un arroyo y deslinde de la estancia de cabras del dicho Francisco Aceituno, con tanto que el dicho arroyo quede de aquí siempre, y veinte pasos acá, para que entre el dicho arroyo y tierra que se les da puedan andar y pasar por los veinte dichos pasos que han de quedar en camino quien quisiere y por bien tuviere.

Y en la dicha tierra y milpa puedan sembrar y cultivar, plantar y edificar lo que quisieren, y por bien tuvieren, así cosas suyas propias, sin que en ellas les sea puesto embargo, ni otro impedimento alguno: el cual asunto y señalamiento de tierra se les da y señala con que sea sin perjuicio de ningún tercero que a ello tenga derecho.

AGCA. A.3.30, leg. 2863, exp. 41.694. Publicada por Solano, doc. 34, pp. 218-219.

Fuente:

Francisco de Solano. Cedulario de tierras. Compilación. Legislación agraria colonial (1497-1820). Instituto de Investigaciones Jurídicas. Universidad Nacional Autónoma de México. Primera edición: 1984. Segunda edición: 1991. México.

http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/libro.htm?l=387