Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

      1590-1599

      1580-1589

      1570-1579

      1560-1569

      1550-1559

          1559

          1558

          1557

          1556

          1555

          1554

          1553

          1552

          1551

          1550

      1540-1549

      1530-1539

      1520-1529

      1510-1519

      1500-1509

  Siglo XV

Siglo XVI > 1550-1559 > 1553

Real cédula del príncipe Felipe II sobre tributos.
20 de diciembre de 1553

Documento 2: cédula de 1553 sobre tributos

Que manera ay de tributos y otras cosas

El Príncipe

Presidente e oydores de la audiencia real de la nueva España: porque nos queremos ser informados de las cosas de yuso declaradas: vos mando que luego que esta recibays, como cosa muy importante, y que nos desseamos vos el Visorrey y con uno de los oydores dessa audiencia, vos ynformeis y sepays de yndios viejos y antiguos con juramento que dellos primero recibays, que tributos eran los que en tiempo de su infidelidad pagavan los pueblos y vezinos y naturales dessas tierras a Monteçuma su Señor, e a los señores que fueron antes del o a otro señor, que tuviesse el universal señorío, los que no tenían por señor a Monteçuma, que tantos eran, y quales y de la calidad y valor dellos, y que valdrían reducidos a precio de pesos de oro en cada un año.

También os ynformareys que tributos y quantos y que valor tenía los que davan a los otros principales sus caciques, que eran subjectos al señor universal, y que valdrían en cada un año de mas de lo que dauan a Monteçuma o al dicho señor universal.

Demas de la información que uvieredes destos testigos, hareys traer ante vos qualesquier pinturas e tablas o otra quenta, que aya de aquel tiempo por do se pueda averiguar lo que esta dicho y hareys, que los religiosos lo busquen y soliciten entre ellos los que supieren la lengua, e que de todo también os ynformeys de los tales religiosos y de otras qualesquier personas que tengan o puedan tener alguna noticia desto.

Otrosí os informareys, que generos de personas eran los que pagauan los tales tributos, si eran solos los labradores que llaman ellos maceguales, o si también pagauan los mercaderes o otra manera de gente, e si entre ellos avía algun género de hombres que fuessen libres de los tales tributos.

También os informareys de los tiempos del año, en que pagauan estos tributos, y de la orden que se tenía en el repartimiento y cobrança y paga dellos.

Ansi mesmo os informareys también, si la paga destos tributos, eran por razón de las tierras que labrauan y cultivavan o por razón de las haziendas que posseyan o por respecto de sus personas, y ansí por cabeças.

Yten cuyas eran las tierras heredades y términos, que los yndios posseyan y si los que pagavan el tributo eran solariegos y corno tales respondían con los tributos al señor de las tierras, o si eran la paga por razón del señorío universal o particular de los señores.

También sabreys de los tributos, que agora se reparten y pagan a sus caciques prencipales quales y quantos son, e si les acuden con los mismos tributos, que les acudían en tiempo de su infidelidad, y por aquella misma manera y orden, y si ay en esto alguna novedad.

Otrosí averiguareys quales señores destos caciques, tenían el señorío por sucesión de sangre, y quales por elecion de los yndios subditos, y que es el poder y juridición que estos caciques exercitavan en los subditos en tiempo de la infidelidad, y que es lo que exercitan agora y que provecho tiene a los subditos desto su señorío y en su governación y policía.

Ynformaros heys también, quando los Españoles christianos entraron y conquistaron essa tierra, si pusieron en los indios tributos otros nuevos demas de los antiguos, que durante su infidelidad pagavan y de que manera se sirven dellos, y si fue teniendo consideración a no les llevar otro tributo ni servicio, sino el mismo que pagavan a Monteçuma o a otro señor universal a si fue impusición nueva que sobre los yndios se hecho por razón de dar de comer a los españoles a quien encomendavan los pueblos, y que orden se tuvo en esto.

También de la orden, que se tuvo despues en los que hizieron la tassa de tributos, que avian de dar a los Españoles encomenderos como se hizo esto, y si se tuvo consideración a que fuessen conforme a lo que pagavan a Monteçuma o a otro señor yndio, y entrando en quenta dello si fue cosa de nuevo, y mas de lo que assi pagavan a sus señores

Yten como se hizo esta tassacion si llamaron a los pueblos para la hazer, y que consideraciones tuvieron para la tassa, y si los pueblos dieron su consentimiento a la tal tassa, y como juntavan los pueblos, y que orden tuvieron en pedir consentimiento, y si fue forçoso el consentimiento y de libre voluntad.

Si se tuvo consideración en esta tassa a que los yndios quedassen relevados como pudiessen quedarles con que cassassen sus hijos y los criassen y alimentassen assi, y a ellos, y con que pudiessen tener con que socorrerse en sus enfermedades y necessidades y poderse hazer ricos con su trabajo y diligencia, o si fue la tassa sin respecto desto sino a que tenían possibilidad los yndios de lo pagar.

Yten os ynformareys, que genero de gente de yndios es el que paga estos tributos de los españoles, si son los labradores tan solamente o si lo pagan también mercaderes y oficiales y otros géneros de gentes, y si los que lo pagan son pobres o ricos, y que haziendas tienen los que lo pagan y que possibilidad tienen para pagarlos.

Y hechas las dichas averiguaciones, porque si Ventura pareciere convenir al descargo de la real conciencia del Emperador rey mi Señor dar otra orden cerca destos tributos, os mando, que todos Vosotros embieis vuestro parecer cerca de lo que en esto os pareciere, que conviene hazerse comunicación con religiosos y otras personas honrradas de buena conciencia, y declarar con la cantidad que os parezca ser necesaria, que se paguen de tributos para tener a los yndios en paz y justicia y enseñamiento de las cosas de nuestra sancta fee y un honesto sustentamiento de los Españoles que sean necessarios para defenssa de la tierra y ensalçamiento de la fee y conservación de la religión plantada y que orden se deve tener en reparar esta suma de los pueblos y en el cojer della que sea mas sin perjuizio de los indios.

Otrosí, ya sabeys lo que os está escrito sobre lo tocante a los diezmos, y porque es bien en esso se tome relación: vos mando que platiqueys todavia en ello: porque parece que se podría dar orden como no uviesse ylicitas extorsiones ni cohechos en la manera del cobrar y tratareys si será bien, que a los mercaderes que biven entre tanto de mercadería se les pussiesse el diezmo del precio de lo que vendiessen y a los oficiales alguna poca cosa por cabeças, ansi que todos ayudassen en la contribución pues sería para provecho de todos, o si sabeys vosotros otra mejor manera, embieys vuestro parecer, y las razones que para ello tuvieredes, por que nos ha parecido que es cosa conviniente, que el tributo sea cierto y fixo y no incierto como agora, y que se andava con medirse con la posibilidad de los yndios, y porque parece injusto que tributen todo quanto pueden que parece ser mas de esclavos que de hombres libres, y contra la yntención de su magestad, que quiere que por sus leyes que sean moderados los tributos y menos, que pagavan en tiempo de su infidelidad y si uviere diversos pareceres de todo lo suso dicho embiarlos heys todos con las razones que diere cada uno que diere el parecer: y porque esto es cosa que mucho importa y conviene al descargo de la conciencia de su magestad. Vos mando que con todo cuydado y diligencia entendays en ello, y en hazer las dichas averiguaciones de manera que todo venga bien averiguado y pacificado, para que visto se provea en ello lo que mas convenga, y en los primeros navíos, que a estos reynos vengan despues que lo tuvieredes hecho lo embiareys a todo buen recaudo.

Fecha en la villa de Valladolid, a veynte días del mes de Deziembre, de mill y quinientos y cinquenta y tres años.

El Príncipe.

Por mandado de su alteza, Juan de Samano.

Fuente: José Luis de Rojas. A cada uno lo suyo. El tributo indígena en la Nueva España en el siglo XVI. El Colegio de Michoacán, Zamora (Michoacán), 1993, pp. 125-128.