Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

      1590-1599

      1580-1589

      1570-1579

      1560-1569

      1550-1559

          1559

          1558

          1557

          1556

          1555

          1554

          1553

          1552

          1551

          1550

      1540-1549

      1530-1539

      1520-1529

      1510-1519

      1500-1509

  Siglo XV

Siglo XVI > 1550-1559 > 1552

Real cédula del príncipe Felipe II para que los hijos de Oficiales Reales no puedan tener encomiendas de indios.
18 de enero de 1552

El Príncipe. Don Antonio de Mendoza, Visorrey y Gobernador de las provincias del Perú y Presidente de la Audiencia Real que en ellas reside. Como sabéis conforme a las Nuevas Leyes por el Emperador Rey mi señor hechas para el buen gobierno desas partes y buen tratamiento de los naturales dellas, está mandado que ningún oficial de su Real Hacienda en esas partes no puedan tener indios encomendados, y a nos se ha hecho relación que en fraude de la dicha ley algunos oficiales de Su Majestad desas provincias del Perú procuraron que los indios que ellos tenían encomendados se diesen a sus hijos, y que ansí los tienen no siendo de edad los hijos ni teniendo las calidades que se requieren para los tener, y porque estando mandado por las dichas Nuevas Leyes que ningún oficial tenga indios y tenerlos sus hijos es en fraude dellas estando debajo del poder de sus padres, porque ni tienen casa poblada ni defienden la tierra y, en efecto, es tenerlos sus padres y no ellos, y ansí os mando que luego que esta cédula veáis quitéis los indios que tuvieren los hijos e hijas de los oficiales de Su Majestad desas provincias del Perú y de las otras sujetas a esa Audiencia, salvo a los hijos varones a quien se encomendaron los tales indios siendo ya casados los tales hijos y viviendo sobre sí al tiempo que se los encomendaron, lo cual cumplid aunque las encomiendas de los tales hijos o hijas se habían fecho antes de las Nuevas Leyes o después, y como sabéis por las dichas Nuevas Leyes tenemos proveído para el bien de los pobladores e hijos dellos y para que puedan vivir y permanecer en esa tierra que los indios que se quitaren por disposición de las dichas Nuevas Leyes se pongan en la Corona Real, y de los tributos dellos se depara su sustentación y entretenimiento de los dichos conquistadores, y si ellos son muertos, de sus hijos que no tienen repartimientos, proveréis que de los tributos que rentaren los pueblos de indios que ansí quitáredes a los tales hijos o hijas de los dichos oficiales, entretanto que Su Majestad provee en la perpetuidad desa tierra lo que convenga, se repartan entre los conquistadores que no tuvieren repartimientos y en los hijos dellos y en algunos buenos pobladores, y esto haréis, sin embargo de cualquier suplicación que desta mi cédula se interponga.

Fuente: Richard Konetzke. Colección de documentos para la historia de la formación social de Hispanoamérica, 1493-1810. Volumen I (1493-1592). Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Madrid, 1953, pp. 300-301