Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

      1590-1599

      1580-1589

      1570-1579

      1560-1569

      1550-1559

          1559

          1558

          1557

          1556

          1555

          1554

          1553

          1552

          1551

          1550

      1540-1549

      1530-1539

      1520-1529

      1510-1519

      1500-1509

  Siglo XV

Siglo XVI > 1550-1559 > 1550

Real cédula a la audiencia de México ordenando que las estancias de ganado se instalen lejos de los pueblos. De indios, en razón del crecimiento del ganado y a los daños que éste causa en las sementeras.
Valladolid, 2 de mayo, 1550.

El Rey

Nuestro presidente y oidores de la Audiencia Real de la Nueva España.

Sabed que Nos mandamos dar, y dimos, una nuestra cédula: su tenor es éste que se sigue: [va inserta la cédula de 24 de marzo de 1550, documento 51.]

Y ahora a Nos se ha hecho relación que Por la cédula de suso incorporada no se remedia el daño: que los indios naturales de esa tierra reciben con las dichas estancias, porque dizque hay muchas en perjuicio de los dichos indios y los ganados que hay en ellas les comen sus maizales y hacen otros daños, especialmente en la provincia de Tlaxcala.

Y que convendría mandarse que desde luego se quitasen las estancias que estaban dentro de los términos de los pueblos de dicha provincia de Tlaxcala, y de los otros de las provincias de esa tierra; y se sacasen los ganados a otras partes donde no hicieren daño a los dichos indios, pues había campos donde los pudiesen poner.

Y porque las vacas, principalmente, corrían mucho y venían a correr los maizales a cuatro, a cinco y a seis leguas.

Y que como crecían, cada año, muchas, tanto que en los hatos donde había un ario mil cabezas otro ario multiplicaban otras tantas: y así por el consiguiente y que convenía se mandase que en llegando a cierto número en cada hato las demás cabezas las pasasen a otra estancia o hato, porque cundían la tierra y los indios no lo podían sufrir.

Y visto todo por los del nuestro Consejo de las Indias fue acordado que debía mandar dar ésta mi cédula para vos, y Yo túvelo por bien, porque os mando que veáis la cédula que de suso va incorporada y lo en ella contenido se entienda también a las estancias que ahora al presente hay en esa tierra, como a las que de aquí en adelante se hubieren de dar.

Y así os mando que si las estancias que al presente hay os pareciere que hay inconveniente que estén donde están, las mudéis y hagáis mudar a otras partes, donde estén sin perjuicio de los naturales de esa tierra y en parte donde no hagan daño alguno, como por la dicha nuestra cédula suso incorporada se manda para lo adelante.

Puga, fols. 173-173v; Encinas, t. I, pp. 69-70. Citada en la Recopilación: lib. IV. tít. 12, ley 11. Publicada por Solano, doc. 24. pp. 201-203.

Fuente:

Francisco de Solano. Cedulario de tierras. Compilación. Legislación agraria colonial (1497-1820). Instituto de Investigaciones Jurídicas. Universidad Nacional Autónoma de México. Primera edición: 1984. Segunda edición: 1991. México.

http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/libro.htm?l=387