Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

      1590-1599

      1580-1589

      1570-1579

      1560-1569

      1550-1559

          1559

          1558

          1557

          1556

          1555

          1554

          1553

          1552

          1551

          1550

      1540-1549

      1530-1539

      1520-1529

      1510-1519

      1500-1509

  Siglo XV

Siglo XVI > 1550-1559 > 1550

Instrucciones al virrey don Luis de Velasco.
Valladolid, 16 de abril, 1550.

Lo que vos, nuestro virrey y gobernador de la Nueva España y sus provincias y presidente de la Audiencia Real que reside en la ciudad de México, habéis de hacer en servicio de Dios Nuestro Señor y nuestro, y bien de toda aquella tierra, además de lo contenido en los poderes y comisiones que de Nos lleváis, es lo siguiente:

[Promoción de nuevos cultivos]

17. Y porque en las provincias de la Nueva España hay tierras muy buenas y templadas para en ellas plantar morales y criar seda, tendréis especial cuidado de informaros de tales tierras; y procuréis que los indios cuyas fueren, y si fueren baldías, los indios comarcanos las planten de morales y se den a criar seda, así los indios que están en nuestra Corona Real como los indios que están encomendados.

18. Y como en la Nueva España se da algodón en mucha cantidad porque los indios se dan a ello y lo hilan y tejen y hacen mantas, de la misma manera se daría lino si los indios se diesen a sembrarlo. Y porque sería cosa útil y provechosa, procuraréis con los indios que se apliquen a sembrar lino e hilarlo y tejerlo, porque tanta abundancia podría hacer de ello y tantos lienzos se podrían hacer en aquella tierra, que ésta se proveyese de los lienzos de las Indias sin que fuese necesario traerlos de otros reinos extraños, o al menos que las Indias se proveyesen de los lienzos allá hechos sin llevarlos de acá.

19. Así mismo, somos informados que en muchas partes de la Nueva España hay tierras muy buenas y aparejadas para poner cañas de azúcar y hacer ingenios porque son tierras templadas y mucha agua, así cerca del mar del Norte como a la costa del mar del Sur. Procuraréis que algunas personas se encarguen de hacer algunos ingenios de azúcar, y las favoreceréis en lo que buenamente se pudiere hacer, dándoles tierras donde hagan los ingenios y planten las cañas para ello, con que sea sin perjuicio de los indios. Y han de entender que han de tener negros para servicio de sus ingenios, sin que en ello entiendan indios, so graves penas.

[Remedio de los males nacidos por la proximidad de estancias de ganados con pueblos de indios]

20. Otrosí, porque somos informados que muchas de las estancias de ganados de españoles están en perjuicio de los indios por estar en sus tierras o muy cerca de sus labranzas y haciendas, a cuya causa dichos ganados les comen y destruyen sus sementeras y les hacen otros daños. Y para remedio de esto proveeréis que el oidor que fuere a visitar, una de las principales cosas que lleve a cargo sea visitar dichas estancias, sin ser requerido de los indios, y ver si están en su perjuicio de su oficio las mande luego quitar y pasar a otra parte que sean baldíos., sin perjuicio de nadie, pues la bondad de Dios la tierra es tan larga y tan grande que los unos y los otros podrán bien caber sin hacerse daño.

21. Y porque los indios naturales de la ciudad y provincia de Tlaxcala nos han hecho relación que algunos españoles tienen sus estancias de ganados en sus propias tierras y les comen los maíces y sementeras y otras granjerías suyas, y que por esto no osan sembrar ni gozar de sus haciendas, de que dicen que han recibido mucho daño.

Por ende Yo os encargo y mando que luego como llegaréis a la ciudad de México, vos, con los nuestros oidores, proveáis que el oidor que ha de ir a visitar vaya luego a visitar dichas estancias y mande quitar las que hallare estar en perjuicio de dichos indios o en sus tierras, por la orden ya dicha. Y guardaréis acerca de esto la provisión que sobre ello habemos mandado dar.

22. Y somos informados que algunas de dichas estancias de ganados están y ocupan algunas tierras de regadío muy buenas para sembrar trigo, y si allí no estuviesen las estancias los indios sembrarían dichas tierras de trigo, de que vendría mucho bien y provecho a la república: porque el trigo de regadío no se hiela y el que se coge sin regarse, por la mayor parte, recibe daño de los hielos y por esta causa algunas veces se dice que hay falta de pan en la Nueva España.

Por ende, os informaréis de todas las tierras de regadío que hubiere y daréis orden cómo se siembre de trigo. Y si algunas estancias de ganados en ellas hubiere que no tengan título legítimo a las tierras, las mandaréis quitar de ellas y pasar a otras partes donde estén sin perjuicio. Y daréis orden con los indios como en todas las tierras de regadío siembre trigo, porque la tierra sea muy bien abastecida; y si tuvieren algún título, llamadas y oídas las partes, haréis en ello justicia.

AGI. México 1089, fols. 179-188. Publicado en Virreyes, México t. I, pp. 137-138.

Fuente:

Francisco de Solano. Cedulario de tierras. Compilación. Legislación agraria colonial (1497-1820). Instituto de Investigaciones Jurídicas. Universidad Nacional Autónoma de México. Primera edición: 1984. Segunda edición: 1991. México.

http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/libro.htm?l=387