Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

      1590-1599

      1580-1589

      1570-1579

      1560-1569

      1550-1559

      1540-1549

          1549

          1548

          1546

          1545

          1544

          1543

          1542

          1541

          1540

      1530-1539

      1520-1529

      1510-1519

      1500-1509

  Siglo XV

Siglo XVI > 1540-1549 > 1540

Real cédula por la que se autoriza la compra de tierra a los indios que como "señores tuviesen alguna heredad", pero con la asistencia de un oidor.
Madrid, 11 de febrero, 1540.

Don Carlos, etc.

Por cuanto por parte de vos, Andrés de Orantes vecino de la ciudad de México, me ha sido hecha relación que tenéis voluntad de permanecer en la Nueva España, a cuya causa querríais tener heredades y labranza y ganados: y para que lo podáis hacer tendríais necesidad de comprar a los indios naturales de ellas algunas tierras. Y nos suplicasteis que todas las que compraseis a los dichos indios fuesen para vos y para vuestros herederos y sucesores, y pudiéseis en ellas poner ganados y sembrarlas y arrendarlas, así a indios, como a otras personas que quisiereis y por bien tuviereis; y que los indios que viniesen a labrar las dichas heredades no fuesen sacados de ellas, sino que como personas libres pudiesen estar y labrar en, ellas sin impedimento alguno, o como la nuestra merced fuese.

Lo cual visto por los del nuestro Consejo de las Indias fue acordado que debía mandar dar esta nuestra carta en la dicha razón y Nos lo tuvimos por bien.

Por la cual os damos licencia y facultad para que cualquier indio de la dicha Nueva España que particularmente como señor tuviere alguna heredad en ella la Pueda vender a vos, el dicho Andrés de Orantes, ante uno de los nuestros oidores de nuestra Real Audiencia que reside en la dicha ciudad de México.

Y así comprada por vos en la forma susodicha la podáis tener y gozar vos y vuestros herederos y sucesores, o aquél o aquéllos que de vos, o de ellos, hubiere título o razón o causa.

Y asimismo. para que vos podáis arrendar y dar a terrazgo las dichas tierras que así compraseis a cualquier indio, o indios de la dicha tierra que quisiereis, y por bien tuviereis, siendo los contratos de ellos lícitos, y haciéndolos en presencia de uno de los dichos oidores, y no de otra manera: y para que los indios a quien así arrendareis las dichas tierras, y otras cualesquier, siendo libres, puedan ir y vayan a labrar las dichas heredades pagándoles sus jornales y estar en ellas libremente, sin que les sea puesto embargo ni impedimento alguno.

Y mandamos al nuestro presidente y oidores de la dicha nuestra Audiencia y Chancillería Real, y a otras cualesquier de nuestras justicias de la dicha Nueva España que guarden y cumplan esta nuestra cédula y todo lo en ella contenido.

Y contra el tenor y forma de ella no vayan, ni pasen, ni consientan ir, ni pasar en manera alguna.

Encinas, t. IV, fol. 354.

Fuente:

Francisco de Solano. Cedulario de tierras. Compilación. Legislación agraria colonial (1497-1820). Instituto de Investigaciones Jurídicas. Universidad Nacional Autónoma de México. Primera edición: 1984. Segunda edición: 1991. México.

http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/libro.htm?l=387