Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

      1590-1599

      1580-1589

      1570-1579

      1560-1569

      1550-1559

      1540-1549

          1549

          1548

          1546

          1545

          1544

          1543

          1542

          1541

          1540

      1530-1539

      1520-1529

      1510-1519

      1500-1509

  Siglo XV

Siglo XVI > 1540-1549 > 1540

Real Cédula de Carlos I de España y V de Alemania a los Gobernadores de Guatemala y Chiapa, para que no entren españoles en la tierra que estaban convirtiendo Bartolomé de Las Casas y sus compañeros
17 de octubre de 1540

Don Cárlos, etc., á vos los nuestros gobernadores de las provincias de Guatemala é Chiapa é Hondura, é á vuestros lugar-tenientes, é á otras cualesquier nuestras justicias de las dichas provincias, é á todas é cualesquier persona, de cualesquier estado y condicion que sean, á quien lo en esta nuestra carta contenido toca é atañe, é á cada uno é á cualquier de vos, á quien esta nuestra carta fuere mostrada, ó su traslado signado de escribano público, ó della supiéredes en cualquier manera, salud é gracia.

Sepades, que Fr. Bartolomé de las Casas, de la órden de Santo Domingo, nos ha hecho relacion, que él y Fr. Pedro de Angulo y otros religiosos de su órden han entendido, por via de paz é persuasion, de atraer á nuestro servicio, y conocimiento de nuestra santa fée católica á los naturales de las provincias, que por la parte de esa provincia de Guatemala se llama Tuzulutlan, é han trabajado en ello, hasta que ciertos principales de las dichas provincias vinieron á verse con ellos en un pueblo de paz.

É que él é los dichos religiosos, con celo de servir á Nuestro Señor, ofreciéndose á todo martirio, quieren proseguir lo que han conmenzado, y procurar con predicacion é persuasion convertir á los indios de las dichas provincias é de otras que confinan con ellas, y traerlos á nuestro servicio y conversacion de los cristianos; con tanto, que en lo que ellos así entendieren en atraer de paz, ninguna persona entre en ello por via de guerra ni en otra manera ni contratacion alguna, ni enviaren negro ni indio ni español, por mar ni por tierra, por tiempo de cinco años.

É nos suplicó lo mandásemos asi prover, é vos mandásemos que vosotros no les pusiésedes en ello impedimento alguno, antes los favoreciésedes é ayudásedes para ello, so graves penas, que para ello vos mandásemos poner, ó como la mi merced fuese.

Lo cual visto por los del nuestro Consejo de las Indias, considerando el gran servicio que en esto se puede hacer á Nuestro Señor, é bien á los naturales de esas provincias, fue acordado que debíamos mandar dar esta nuestra carta en la dicha razon, é nos tovímoslo por bien.

Por la cual queremos y mandamos que en lo que pacificaren los dichos Fr. Bartolomé de las Casas y Fray Pedro de Angulo y los otros religiosos de su órden, estando en ello, y en lo que trataren de pacificar en los límites y confines de esas provincias, por término de cinco años, no entre ninguna ni alguna persona á hacer guerra ni saltear ni escandalizar ni alborotar los dichos indios ni por via de comercio ni en otra manera alguna, dentro de los dichos límites de vuestras gobernaciones, en todo lo que estoviere de guerra, so pena que el que lo contrario hiciere, sea perpétuamente desterrado de la provincia donde viviere, é de todas las Indias é islas del mar Océano, é de perdimiento de la mitad de todos sus bienes, para nuestra Cámara; las cuales vos los dichas nuestras justicias executad en sus personas é bienes.

É si antes de los dichos cinco años, los dichos Fr. Bartolomé de las Casas é Fr. Pedro de Angulo é los otros religiosos de la dicha órden, vieren que se debe imponer algun tributo en algunos de los indios que trageren de paz, y les pareciere que conviene que se envie persona que los coja, provereis vos los dichos nuestros gobernadores ó cualquiera de vos, en cuyo límite estoviere la provincia que ansí hobieren conquistado, de enviar persona, cual convenga, para que los cobre y tenga cuenta y razon dello.

Y porque lo susodicho sea público é notorio á todos, é ninguno dello pueda pretender ignorancia, mandamos que esta nuestra carta sea apregonada en las gradas de la ciudad de Sevilla y en las ciudades de Méjico é Santiago de Guatemala, y en la ciudad de Ciudad-Real de Chiapa, y en la villa de Tabasco, y en la ciudad de Gracias á Dios, y en la villa de San Pedro y en la ciudad de Trujillo, por pregonero é ante escribano público.

Dada en Madrid, á 17 días del mes de Octubre de 1540 años.

-Frater Garsias Cardinalis Hispalensis.-

Yo Pedro de los Cobos, secretario de su Cesárea é Católica Magestad, lo fice escribir por su mandado.

-El Gobernador, en su nombre.

-El Dr. Beltran.

-Episcopus Lucensis.

-El Dr. Bernal.

-El Lic. Gutierre Velazquez.

-Registrada: Ochoa de Luyando.

-Por chanciller, Blas de Saavedra.

Fuente: Colección de documentos inéditos: relativos al descubrimiento, conquista y organización de las antiguas posesiones españolas en América y Oceanía, sacados de los Archivos del Reino y muy especialmente del de Indias, por Torres de Mendoza, Luis de, abogado de los Tribunales, ex-Diputado a Cortes, con la cooperación competente. Autorizada por el Ministerio de Ultramar, según Real Orden de 10 de julio de 1862, Imprenta de Frías y compañía, Madrid, 1864-84, 24 tomos. Primera Serie, tomo VII, 1867, pp. 146-149.