Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

      1590-1599

      1580-1589

      1570-1579

      1560-1569

      1550-1559

      1540-1549

      1530-1539

          1539

          1538

          1537

          1536

          1535

          1534

          1533

          1532

          1531

          1530

      1520-1529

      1510-1519

      1500-1509

  Siglo XV

Siglo XVI > 1530-1539 > 1538

Real cédula al gobernador de Guatemala facultándole para dar y repartir tierras, y no los cabildos, siendo siempre sin perjuicio de terceros.
Toledo, 8 de noviembre, 1538.

El Rey

Nuestro gobernador de la provincia de Guatemala.

Hernán Jiménez, en nombre de la ciudad de Santiago de esa provincia y de las villas de San Cristóbal y San Miguel, me ha hecho relación que al tiempo que se fundó la dicha ciudad y villas, los cabildos de ellas señalaron solares y caballerías de tierra, estancias y huertos y sitios para ganados y labranzas, sin perjuicio de los naturales, para que los españoles hiciesen sus labranzas y se arraigasen de heredades.

Y me suplicó, en el dicho nombre, mandase confirmar las dichas tierras y solares y estancias y huertas que los dichos cabildos habían señalado a los dichos españoles.

Y le diésemos licencia para que de aquí en adelante pudiesen dar en los baldíos y desiertos de esa tierra solares y tierras, siendo sin perjuicio de los naturales de ella, o como la mi merced fuese.

Lo cual visto por los del nuestro Consejo de las Indias fue acordado que debía mandar ésta mi cédula para vos, y Yo túvelo por bien, porque os mando que veáis lo susodicho, y hagáis información y sepáis qué solares y caballerías de tierras y estancias y huertas y sitios y labranzas son las que los dichos cabildos dieron y señalaron, y a qué personas.

Y si fue en perjuicio de los naturales de esa tierra, y si será bien confirmárselo a las personas que lo tienen, o si de ello se sigue algún daño.

Y la dicha información hallada y la verdad sabida, escrita en limpio y signada de escribano ante quien pasare, cerrada y sellada en manera que haga fe, la enviad al dicho nuestro Consejo, para que en él visto se provea lo que sea de justicia, no quitéis, ni remováis a las dichas personas a quien se repartió lo susodicho, ni cosa alguna de ello.

Y lo que de aquí en adelante se hubiere de dar y repartir de los baldíos y desiertos de esa tierra os damos licencia y facultad para que lo podáis hacer, y hagáis, con que sea sin perjuicio de tercero.

AGCA. A.I.23, leg. 4575, fols. 46-46v. Publicada por Solano, doc. 10, pp.187-188.

Fuente:

Francisco de Solano. Cedulario de tierras. Compilación. Legislación agraria colonial (1497-1820). Instituto de Investigaciones Jurídicas. Universidad Nacional Autónoma de México. Primera edición: 1984. Segunda edición: 1991. México.

http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/libro.htm?l=387