Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

      1590-1599

      1580-1589

      1570-1579

      1560-1569

      1550-1559

      1540-1549

      1530-1539

          1539

          1538

          1537

          1536

          1535

          1534

          1533

          1532

          1531

          1530

      1520-1529

      1510-1519

      1500-1509

  Siglo XV

Siglo XVI > 1530-1539 > 1534

Real cédula ordenando que los encomenderos edifiquen en los pueblos de su residencia casas de piedra o adobe.
4 de mayo de 1534

El Rey.

Por cuanto somos informados que convendría mucho a nuestro servicio y a la perpetuidad y noblecimiento de los pueblos que hasta ahora se han poblado, y poblaren, en las nuestras Indias, islas y tierra firme del mar océano, que los vecinos y moradores en ellos que tuviesen indios de encomienda hiciesen casas de piedra o tierra en que viviesen y morasen. Y queriendo proveer en el remedio de ello, visto y platicado en el nuestro Consejo de las Indias fue acordado que debía mandar dar esta mi cédula en la dicha razón.

Y yo túvelo por bien, y por la presente por el tiempo que nuestra merced y voluntad fuere, queremos y mandamos que los vecinos y moradores de las ciudades, villas y lugares de las nuestras Indias, islas y tierra firme del mar océano que están pobladas, y se poblaren en ellas, que tuvieren indios encomendados sean obligados a tener en los tales pueblos donde vivieren y fueren vecinos casas de piedra o tierra, o lo comprar y edificar dentro de dos años primeros siguientes que corran y se cuenten desde el dia en que así les fuere hecha encomienda de los tales indios.

Y mandamos a los nuestros presidentes y oidores de las nuestras audiencias y chancillerías reales que están y residen en las ciudades de Santo Domingo de la isla Española y Tenochtitlan-México de la Nueva España, y nuestros gobernadores y otros jueces y justicias de las ciudades, villas y lugares de las dichas nuestras Indias que guarden y cumplan, y hagan guardar y cumplir, lo contenido en esta mi cédula.

Y contra el tenor y forma de ella, ni de lo en ella contenido, no vayan ni pasen, ni consientan ir ni pasar por alguna manera. Y porque venga a noticia de todos mandamos que sea pregonada por las plazas y mercados de las dichas ciudades, villas y lugares por pregonero y ante escribano público.

Fuente: Francisco de Solano (ed.). Normas y leyes de la ciudad hispanoamericana, 1492-1600. Consejo Superior de Investigaciones Científicas/Centro de Estudios Históricos, Madrid, 1996, tomo I, pp. 106-107