Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

      1590-1599

      1580-1589

      1570-1579

      1560-1569

      1550-1559

      1540-1549

      1530-1539

      1520-1529

          1529

          1528

          1527

          1526

          1525

          1524

          1523

          1522

          1521

          1520

      1510-1519

      1500-1509

  Siglo XV

Siglo XVI > 1520-1529 > 1527

Carta de Rodrigo de Castillo a S.M., contestando a cierta instrucción que se le embió para que informase lo que convendría proveer para la población y pacificación de Tierra Firme.
1 de julio de 1527

Carta de Rodrigo de Castillo á S. M., contestando á cierta instruccion que se le embió para que informase sobre lo que convendria proveer para la poblacion y pacificacion de Tierra Firme, y para el acrecentamiento de las rentas y patrimonio Real, y quejándose del mal tratamiento que hizo Gil Gonzalez de Avila, así á los cristianos como a los indios

S. C. C. Magestad.-

Así por mi particular carta, como por las generales que á Vuestra Magestad con este despacho, por la vía de Tierra Firme, escribimos al gobernador é oficiales de Vuestra Magestad, hazemos saber á Vuestra Magestad, larga é particularizadamente, todas las cosas desta gobernacion; é así, las ciudades de Leon é Granada embian á suplicar á Vuestra Magestad les aga merced de las franquezas que hizo á Tierra Firme; esta solo es hacer lo que Vuestra Magestad me manda por sus instrucciones, en que me manda le aga relacion verdadera de lo que cumple á la poblacion é pacificacion de la tierra é acrecentamiento de las rentas é patrimonio Real de Vuestra Magestad; digo que por toda la tierra donde hemos venido, allamos en muchas partes los indios alzados é la tierra perdida é destruida, á causa del mal tratamiento que Gil Gonzalez de Ávila, capitan que fué en estas partes, hizo, así en los indios naturales como en los cristianos, el qual fué causa de la muerte de muchos cristianos en estas partes, entre los quales murió Andrés Miño, con otros setenta onbres, que el dicho GilGonzalez los embió dó muriesen, y esto, contra voluntad de todos los cristianos que en estas partes están amonestando al dicho Gil Gonzalez no los embiase, é así por la muerte destos, como por matar á Cristóbal de Olid, podiéndolo embiar á Vuestra Magestad, é así por ahorcar á un clérigo, como por matar otras personas muy enjustamente, dicen públicamente todos los que en esta tierra están, que si el dicho Gil Gonzalez á estas partes viene por mandado de Vuestra Magestad, que se irán é despoblarán la tierra, porque el dicho Gil Gonzalez no es para poblar pueblos de cristianos, ni adtraer á sí á los indios, ante es para destruir la tierra quél gobernare, y para ello dan muchas causas bien aparentes. Yo he trabajado por saber qué cobro puso en la hacienda de VuestraMagestad el dicho Gil Gonzalez, é qué razon dió del quinto del oro que á Vuestra Magestad pertenecia, así de mucho oro que los indios le dieron como otro que él rescató, y lo que é podido saber, que este oro que á Vuestra Magestad pertenecia, recibió Andrés de Arezeda, andando con el dicho Gil Gonzalez, al qual yo le he pedido cuenta dello; dize la dió en el Consejo de Vuestra Magestad, é porque aunque yo sé la contra, por ser oficial de Vuestra Magestad el dicho Arezeda en estas partes, no le é querido apremiar: á Vuestra Magestad suplico le mande al dicho Arezeda me dé la qüenta dello, porque Vuestra Magestad sepa lo que se haze de su Real hacienda.

Otrosy: ago saber á Vuestra Magestad que en esta tierra ha avido cantidad de oro, así de entradas como de rescates que Francisco Hernandez, poblador que fué destas cibdades, obo de los indios, en que soy certeficado que, solo de una entrada, trajeron á esta cibdad mas de cien mil pesos de oro, mucha parte dello fino, é lo otro bajo, el qual dicho oro recibió todo Pedrarias diziendo que lo recibia para imbiar á Vuestra Magestad, é en lo cierto no fué así; antes en esto como en todo, quanto él apodido apañar de la hacienda de Vuestra Magestad, todo lo ha apropiado á sí; esto parece muy claro por un proceso que hizo aquí contra Francisco Hernandez, poblador que fué destas ciudades, al qual en efecto le sentenció á degollar, é aplicó sus bienes para la cámara de Vuestra Magestad; pero esto tanpoco fué así, que él tuvo tales mañas, que los bienes del dicho Francisco Hernandez, que valian hasta cinco o seis mil pesos de oro, tubo mañas que los pidiese un Juan Tellez, compañero que dicen que fué del dicho Francisco Hernandez, é con cautelas é probanzas, como en esta tierra se acostumbran hazer, hizo proceso el dicho Juan Tellez contra los bienes del dicho Francisco Hernandez, que estaban aplicados para la cámara de Vuestra Magestad, é dióse sentencia en cierta forma, de manera que el dicho Pedrarias metió en la posesion dellos al dicho Juan Tellez, es pública voz en el pueblo que se partieron los bienes entre el dicho Pedrarias é el dicho Juan Tellez; otras muchas como esta dicen que â hecho el dicho Pedrarias así en Tierra Firme como aquí, y no me espanto dello, porque segun dicen personas que lo han visto, â embiado el dicho Pedrarias en vezes á Castilla secretamente mas de setenta mil pesos de oro; yo ando haberiguando de saber la verdad cómo ha pasado estos bienes de Francisco Hernandez; sabida la verdad, yo haré relacion á Vuestra Magestad dello; los pueblos de cristianos, que en esta parte están, vendicen á Vuestra Magestad por haber hecho servicio á Dios, é á ellos tanto bien é merced, en mandar al dicho Pedrarias se vaya á Castilla y no esté mas en estas partes, porque, como es hombre de ochenta años é tullido é muy ambicioso, no piensa sino en acrecentar su hacienda con daño de los pueblos de cristianos que él â gobernado, é con mucho daño de la hacienda de Vuestra Magestad; ago relacion á Vuestra Magestad de los dichos Gil Gonzalez é Pedrarias, cómo han servido en estas partes de Tierra Firme, porque Vuestra Magestad tenga relacion de quien le ha servido é deservido en estas partes. S. C. C. M., acrecente é guarde Dios Nuestro Señor la católica vida de Vuestra Magestad, con acrecentamiento de su Imperio é Reinos.

Desta ciudad de Leon, á primero de Julio de 1527 años.

- De V. S. C. C. M. mínimo criado, Rodrigo del Castillo.-(Rúbrica.)

Fuente: Colección de documentos inéditos relativos al descubrimiento, conquista y colonización de las posesiones españolas en América y Oceanía, sacados en su mayor parte, del Real Archivo de Indias. Bajo la dirección de J.F. Pacheco y F. Cárdenas. 42 vols. Madrid, 1864-1884, vol. 12, pp. 83-86