Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

      1590-1599

      1580-1589

      1570-1579

      1560-1569

      1550-1559

      1540-1549

      1530-1539

      1520-1529

          1529

          1528

          1527

          1526

          1525

          1524

          1523

          1522

          1521

          1520

      1510-1519

      1500-1509

  Siglo XV

Siglo XVI > 1520-1529 > 1520

Real cédula por la que se ordena que no pague almojarifazgo toda la maquinaria necesaria en los ingenios de azúcar de la isla española.
Valladolid. 9 de julio, 1520.

El Rey

Nuestros oficiales que residís en la isla Española y los nuestros almojarifes y recaudadores de las nuestras rentas de almojarifazgo de la dicha isla.

Ya sabéis la voluntad que la Católica Reina. mi señora. y Yo habernos tenido y tenemos al bien, población y multiplicación de la dicha isla y los remedios que para ello se han buscado y procurado. Y soy informado que uno de los más principales es la granjería que en ella se ha comenzado a hacer. hace, de los ingenios de azúcar. Los cuales. a Dios gracias, van en mucha abundancia. Y el licenciado Antonio Serrano en nombre de esa dicha isla me hizo relación que a causa de ser tan costoso el edificio de los dichos ingenios los materiales y herramientas para ellos necesarios, que se llevan de estos reinos, y los vecinos de la dicha isla no tener posibilidad para los sostener. sería causa que la dicha granjería no pasase adelante. Suplicándome mandase que las dichas herramientas, materiales y otras cosas que de estos reinos llevasen para el edificio y labor de los dichos ingenios, no se les pidiese ni llevase 'derechos de almojarifazgo, ni otros algunos, o como la mi merced fuere.

Y Yo, por las dichas causas, túvelo por bien, por ende Yo os mando que cumplido el tiempo del arrendamiento que al presente está hecho de las rentas y almojarifazgo de esa dicha isla, de ahí en adelante, cuando mi voluntad y merced fuere, no pidáis, ni demandéis, ni consintáis que se pida, ni demande a los vecinos y moradores de esa dicha isla derechos, ni otra cosa alguna de los materiales y herramientas que llevaren para hacer y edificar sostener los dichos ingenios de azúcar: porque mi voluntad es que lo puedan llevar libremente sin que de ello paguen cosa alguna. Y asimismo que lo pongáis por condición en el primer arrendamiento que de las dichas rentas, para adelante, se hubiere de hacer. Y no hagades en deal.

Publicada en CODOIN Ultramar, t. IX, doc. 38, pp. 134 - 135.

Fuente:

Francisco de Solano. Cedulario de tierras. Compilación. Legislación agraria colonial (1497-1820). Instituto de Investigaciones Jurídicas. Universidad Nacional Autónoma de México. Primera edición: 1984. Segunda edición: 1991. México.

http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/libro.htm?l=387