Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

      1590-1599

      1580-1589

      1570-1579

      1560-1569

      1550-1559

      1540-1549

      1530-1539

      1520-1529

      1510-1519

      1500-1509

          1509

          1508

          1507

          1506

          1505

          1504

          1503

          1502

          1501

          1500

  Siglo XV

Siglo XVI > 1500-1509 > 1509

Instrucciones a Diego Colón, gobernador de la española, para que continúe con la formación de pueblos de indios, vigile que éstos no vendan sus propiedades e impida que algunos casados con indígenas se apropien de la heredades de sus suegros.
Valladolid, 3 de mayo, 1509.

El Rey

Lo que vos don Diego Colón, nuestro almirante y gobernador de las Indias, habéis de hacer en ellas, donde vais a ser gobernador por nuestro mandado es lo siguiente:

Asimismo porque Nos hubimos mandado al dicho comendador mayor Nicolás de Ovando que entendiese con mucha diligencia en que los indios de la isla Española viviesen juntamente en poblaciones como los nuestros naturales viven en estos reinos y que cada uno tenga su casa aparte y mujeres e hijos, y heredad conocida; sabréis lo que está hecho en esto. Y si estuviere algo por cumplir de ello, trabajad que se haga lo más presto que pudiéreis, mandando hacer las poblaciones donde mejor vos pareciere para el bien de los pobladores de ella.

Item, porque hubimos mandado que los indios a quien así se diesen las dichas heredades no las vendiesen, ni las trocasen a poco valor, como se solía hacer mandaréis a las personas que estuvieren en las dichas poblaciones que no les consientan vender, ni trocar las: dichas heredades, y cuando no se pudiese excusar que no las vendan, que procuren que las vendan por su justo valor.

Así mismo el dicho comendador mayor de Alcántara, gobernador que fue de las dichas islas, me ha hecho saber que de algunos de los casados con mujeres de la tierra se ha conocido que dan a entender que les pertenecen, y heredan sus mujeres e hijos las tierras que poseían sus padres y madres. Y que no embargante que algunas veces han sido sobre ello reprendidos no se les mueven los pensamientos que sobre ello tienen. Y para lo remediar dizque les hay que quitar a los tales casados los indios que se les daban con los caciques, parientes de sus mujeres, y en lugar de aquellos les dan otros y que los que hallaban que tenían estancias en las tierras de sus suegros o parientes se les hacía sacar a otras partes donde olvidasen su propósito.

Y porque Yo quiero que a los tales se les quitase toda causa para que las tales personas no tuviesen el pensamiento que sobre esto tienen. Por ende vos por los excusar de mayor peligro tened mucho cuidado y poned mucha diligencia en continuar todo lo susodicho, según que el dicho comendador mayor lo hacía, y también tened manera con los religiosos que confesaren a las tales personas cómo les desvíen el pensamiento y voluntad que sobre esto tienen, diciéndoles cuán fuera de razón están en querer lo susodicho.

En Colección viajes, t. II doc. 169, pp. 363-374.

Fuente:

Francisco de Solano. Cedulario de tierras. Compilación. Legislación agraria colonial (1497-1820). Instituto de Investigaciones Jurídicas. Universidad Nacional Autónoma de México. Primera edición: 1984. Segunda edición: 1991. México.

http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/libro.htm?l=387