Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

      1490-1499

          1499

          1498

          1497

          1496

          1495

          1494

          1493

          1492

      1470-1479

      1450-1459

Siglo XV > 1490-1499 > 1495

Instrución delo que vos Juan Aguado, capytan de sus altezas delas quatro caravelas que van alas yndias, aveys de decir al señor almirante cerca delas cosas de los vastymentos.
1495

Instruçion delo que vos Juan Aguado, capytan de sus altezas delas quatro caravelas que van alas yndias, aveys de decir al señor almirante cerca delas cosas delos vastymentos.

Lo prymero, que los que hacá vyenen todos en xeneralmente se han quexado que, hansy hellos como los que alla quedan, syenpre han sydo maltratados delas personas que han tenido los vastymentos en la repartyçion dellos, e espeçial mente teniendo el cargo dellos Caravajal que hacá vino, y Juan doñate despues del, porque dizen y afyrman todos que haçiendo el Juan doñate y los otros moços que halli tenia Caravajal mal recabdo en los vastymentos, dexaban moryr de hanbre a algunos hombres, entre los quales nonbran á un Loazes, gallego, y á otros, en tanto quel señor almirante fue a descobryr, e por esto sus altezas mandan que se fyciese aca esta instruçion de lo que halla se les habia de dar, consultada con algunos de los que dalla vynieron.

Primeramente que se de ha cada vno cada quinze dias çinco zelemynes de trigo ha respeto de dyes fanegas por año.

ansy mesmo que se de a cada vno media arrova de vyno cada quinze dias, y esto que sea puro, por que dizen que se lo haguan, y de buena medida, que sale á vn cuartyllo cada dia, y esto asta que mas prouisyon les enbyemos, que se les podra algo mas acreszentar.

asymesmo a cada persona quatro libras de toçino para quinze dias en tanto que mas les envyamos.

asymesmo que se de ha cada persona para los dichos quinze dias vna libra de queso, fasta que envyemos estas otras caravelas, que yran, Dios queryendo, bien proveydas y luego en pos destas.

asymismo que se de a cada vna persona para los dichos quinze dias medio açumbre de vynagre.

asymismo que se de a cada vna persona para los dichos quinze dias medio cuartyllo de hazeyte.

asymismo que se de ha cada persona para los dichos qunze dias vn cuartyllo de avas, fasta que vaya el garvanço en estas otras quatro caravelas que yran en pos destas, por que non estava cogydo.

asymismo que se de ha cada persona cada mes para los dias de pescado que hay en el, a tres libras de pescado de lo seco para cada mes, del pescado que daca se lleua.

del vyscocho que halla quedare de lo que hagora llevan alos que fueren ha navegar o entrar por tierra, ó alos que se vuieren de dar, ha respeto de medio quintal cada mes para cada persona.

que estas raçiones mande dar el señor almirante hasy como de suso se contyene de quinze, a quinze dias, o de mes a mes, porque cada vno dellos tenga tienpo de moler o fazer lo que byen lestuviere (?) e non pyerda tienpo en venir cada dia por raçion.

asymismo quel señor almirante mande dar a maestre paulo, que hagora va, la raçion y mantenimiento de su persona y quatro honbres que lleva consygo, junta mente de todo el tienpo quel dicho maestre paulo la quisyere, e sy quisyere, por vn año, y mas cresçidas que las de los otros, por que ansy lo mandan el Rey y la Reyna nuestros señores, y que sean muy tratados y mirados.

lo pringipal quel señor almirante a de mandar remediar es que tenga vna persona o dos prinçypales, y que sean muy buenas personas, cryados de sus altezas, que tengan cargo delos vastymentos y del repartymiento dellos, para que a cada vno den lo que ha de aver, y ninguno non aya lugar de se quexar como hasta aqui se quexavan y dezian mal de las cosas que hazia juan doñate, y algunas dellas se pruevan.

y asymismo diga al señor almirante que, luego salidas estas caravelas que hagora van de la ryvera, se comenzaran a cargar las otras quatro caravelas que lleuaran a razon que estas, y dellas provea á cada vna persona de trygo para vn año, y de las otras cosas lleuaran asaz de prouisyon, por manera que entre estas y las otras quatro que luego yran, y otras quatro que se despacharan en pos de las otras, se les proveeran de provisyon y mantynymientos que sean muy byen proveydos y tengan todo lo que vuieren menester, syn tener falta de ningund mantenimiento.

y porque en las otras caravelas que yran en pos destas yran labradores para sembrar e prouar la tierra, que, porque se conosca el tiempo dela sementera, deve el señor almirante mandar senbrar deste pan que hagora lleuan la cantydad que le paresciere, para prouar la tierra, porque, ydos los labradores, prueven todos los tienpos, y tanbyen porque, sy tardasen en el vyaje, estuvyese la tierra sembrada.

asymismo dira al señor almirante que mandan sus altezas que ha cada vno dexe gozar de qualesquier cosas que lleuare qualquier persona para sy, e se las mande entregar a su dueño libremente para que haga dello lo que quisyere, e ansy mismo les dexe cryar puercas y gallinas, o qualquier otra cosa que llevare qualquier persona, o que dalli multyplicare, los dexe goçar dello, como de cosa suya.

ansy mismo quel senor almirante mande proveer pastor que guarde el ganado que halla está, o se lleva, guardado á buen recabdo, porque haca se a dicho que en tanto quel estovo fuera no se puso buen recabdo enello.

(En las espaldas, de mano de Colón.)

aq. esta escto las cosas q J.º aguado me diso elas indias por pte de .s. .a. por virtud de vna carta de s. a. de creçia q me dio // año de 95 e el mes de noviebre e las indias.

Lo que vos Juan Aguado aveis de decir al almirante de parte de sus altezas es lo syguiente:

Lo primero, que sus altezas no scriben larga mente porque con el mal de Torres y con las hocupaciones grandes desta guerra de Francia no han tenido lugar de proveer nin responder hasta que haya hoydo e comunicado con Torres, y que entonzes proveheran y responderan larga mente sus altezas á todas las cosas que Torres troxo á cargo, y el escryvio. La respuesta dello lleuaran las cuatro caravelas que tras vos partyran luego, plaziendo á Dios.

Lo segundo, que de la gente que halla está envie una parte de los hombres que no haprovechan, porque no se perdera el dinero en mantynimientos sin provecho, y en lugar daquellos, con haquella misma costa, podran yr otros que aprovechen, y tambyen, visto que los dexan venir, se hallaran otros que vayan. Esto no se ha de hazer a golpe, dexar venir los que quisiesen, porque no quedaria nadie, mas los mas inutiles, y daquellos cada viaxe una cierta parte, y asy como enviare aca, hansy enviaremos alla.

Lo tercero, que por la carta de sus altezas verá que mandan que las cosas que daca se le envian a cada uno, las que halla tienen, como gallinas y puercos y otras cosas semejantes, y las que dellas se les procedieren multyplicaren, sus altezas mandan que se las dexe gozar y disponer dellas á su plazer de cada uno, y como quisiere, porque ansy lo han mandado poblicar aca, y si lo contrario se yziese, paresceria que no se les guardaba lo que sus altezas mandan y dizen que se ha de hazer con los que alla estan, ho fueren daquí adelante.

Lo cuarto, que en lo de los esclavos non traygo mandamiento de sus altezas de lo que se ha de hazer, porque aca algunos letrados y teologos y canonistas han puesto duda que non pueden ser esclavos, y sus altezas lo mandan ver por todos sus letrados, y porque lo uno ni lo otro aun no está determinado, no se le escribe lo que ha de hazer, ni aca se ha fecho mas que venderlos a tiempos fijados, porque si lo hubieren de ser, determinado, se cobraran los dineros, y sinon, sera lo que mas convenga dellos, y a esta causa sus altezas no han determinado de lo suyo, ni de lo del cuarto del almirante nada por agora.

Lo quinto, que sus altezas mandan que luego como, con ayuda de Dios, heredes llegados, envieis a maestre Paulo a monte p.º a ensayar aquella arena que dizen que ay marcochita, y para que cuando vengais, en tanto que tura la demora, podais traher nueva á sus altezas de lo que hallaren.

Lo sesto, que al dicho maestre Paulo haga muy bien tratar y honrar, por ques hombre onrrado y que se a avido con mucho trabaxo de le hazer yr allá, y le den los mantenimientos que hubieren menester para él y sus hombres muy a su voluntad.

Lo setymo, que ponga el dicho mestre paulo en el lugar a do se coge el arena el primer viaje de la quel almirante dejo a Diego de Torres el vaile de valencia, que dize es lavador que la ha ensayado, que la fallo buena y que saco della oro.

Lo otavo, que dexe venir a fray jorge y a don fernando y a bernaldo balenciano y a miguel muliarte, porque hacá han quexado a sus altezas dello, diciendo que los tiene e maltrata: ansy mesmo dexe venir a un portugues que allá está, que rescebio a causa de don alvaro de atay, porque non han gana que haya alla estrangeros, synon fuese alguno muy provechoso para alla, y menos portugues que de otros, y que en todo caso envie el portugues: esto mismo mandar sus altezas a fornizedo.

Lo noveno, que si maestre paulo hubiere menester mas hombres de los que lieva para que le ayuden a trabaxar en su oficio, quel al mirante le mande dar todos los que hubiere menester, casi esta asentado con el.

Que estos hombres que agora vienen esta asentado con ellos que sirvan en las indias por tiempo de un año, dende que llegaren y desembarcaren alla, fasta complimiento de un año, e complido este tiempo, ha de estar a su libertad de se venir con los primeros navios que hubiere, o destar mas tiempo, como les plazera a cada uno dellos, que asi se les ha prometido en castilla en nombre de sus altezas, y cumple que ansi se haga, por exemplo de otros que se muevan a ir alla.

Fuente:

Autógrafos de Cristóbal Colón y papeles de América, publicados por la Duquesa de Berwick y de Alba, Condesa de Siruela, Madrid, 1892, pp. 1-3