Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

      1490-1499

          1499

          1498

          1497

          1496

          1495

          1494

          1493

          1492

      1470-1479

      1450-1459

Siglo XV > 1490-1499 > 1493

Carta de Cristóbal Colón a los Reyes Católicos anunciando el descubrimiento del Nuevo Mundo.
4 de marzo de 1493.

Christianísimos e muy altos e muy poderosos príncipes:

Aquel eterno Dios que a dado tantas victorias a V. Al., agora les dio la mas alta que hasta oy a dado a príncipes. Yo bengo de las Yndias con la armada que V. Al. Me dieron, adonde yo pasé en treinta y tres días después que yo partí de vuestros reinos; e los catorze d'estos treinta y tres fueron calmerías en que anduve muy poco camino. Hallé gente sin número y muy muchas islas, de las cuales tomé posesión en nombre de V. Al., com pregón real e vandera real de V. Al. estendida; y no fue contradicho.

A la primera puse nombre la isla de Sant Salvador a memoria de su Alta Magestad; a la segunda, de Santa María de Conçibiçión; a la tercera, Fernandina; a la cuarta, la Ysavela; a la quinta, la Juana, y a las otras ansí nombre nuevo. Después que yo llegué a la Juana, seguí la costa d'ella al poniente y la hallé tan grande, que yo pensé que no sería isla salvo tierra firme y que sería al provinçia del Catayo, ni podría aver d'ello notiçias, porque en todo cavo donde yo llegava huía la gente y no podía aver habla.

Y porque no podía haber fallado poblaçón notable, creía que, andando por costa, no podría herrar de hallar alguna villa o gran çiudad, así como cuentan aquellos que an estado por tierra en la dicha provinçia. Y después que seguí mucho esta tierra, hallé que yo dexava el poniente y me llevava al setrentión, y hallé el viento que de allá venía, con el cual no quise porfiar fasta que pasase y viniese otro, porque ya era el invierno encarnado, y no tenía el propósito sino de huir d'él al austro. Y así tomé la buelta atrás en este medio. Ya entendía algo de la fabla y señas de unos indios que yo avía tomado en la isla de Sant Salvador, y entendía que todavía hera ésta isla.

Y asín vine en un muy buen puerto, del cual enbié dos hombre la tierra adentro tres jornadas, con uno de los mismos indios que yo traía, el cual avía tomado amistad conmigo, porque viesen y supiesen si avía çiudades o grandes poblazones, y qué tierra era y qué avía en ella. Hallaron mucha poblazones y gentes sin número, mas no cosa de gran regimento, y ansí se bolvieron. Yo partí y tomé, en el dicho puerto, çiertos indios, porque tanbién yo pudiese d'ellos entender o comprehender de las dichas tierras. Y así seguí la costa de la mar d'esta isla al oriente çiento y siete leguas, hasta donde hazía fin.

Y antes que yo d'ella partiese, yo vide otra isla al oriente, distante d'esta diez y ocho leguas, a la cual luego llamé la Española. Y me fue luego a ella y seguí su costa de la parte del setrentrión, así como de la Juana, siempre recta lignea al oriente çiento y ochenta y ocho leguas bien grandes. Y surgí en muy muchos puertos, en los cuales y en todos los otros de las otras islas puse una grandísima cruz en el lugar más idóneo, y obe en muchos lugares lenguas.

Abasta que yo andove ansí fasta diez y seis días de henero, que yo determiné de bolver a V. Al., así por aver ya fallado lo más de lo que yo deseava, como porque ya no tenía salvo una caravela, que la nao que yo llevé avía dexado con la gente en la villa de la Navidad de V. Al., fortaleçiéndose en ella, como después diré; y la otra caravela uno de Palos, a quien yo avía dado cargo d'ella esperando buen serviçio, se me avía ido con ella, con pensamiento de tomar mucho oro de una isla de la cual avía dado nuevos un indio, que con él yo (¿?) después hazer lo que vien viniese.

La mar es la más dulçe para navegar que ay en el mundo y con menos peligros para nao y navío de toda suerte, mas para descubrir las caravelas pequeñas son mejores, porque andando junto con tierra y con ríos a menester, para descubrir mucho, que demanden poco fondo y se ayuden de remos. Ni ay jamás tormenta, que beo en todo cavo adonde e estado la yerva y los árboles hasta dentro de la mar.

Alliende de las sobredichas islas e hallado otras en las Yndias, de que no curo de dezir en la presente carta. Las cuales con estas otras son en tanta fertilidad que, aunque yo lo supiese dezir, no hera maravilla ponerse dubda en la crehençia. Los aires temperatísimos, los árboles y frutos y yervas son en estrema fermosura y muy diversos de los nuestros. Los ríos son tantos y tan estremos en bondad de los de las partidas de christianos, qu'es maravilla. Todas esta islas son populatísimas de la mejor gente sin mal ni engaño que aya debaxo del çielo. Todos, ansí mugeres como hombres, andan desnudos como sus madres los parió, aunque lagunas mugeres traen alguna cosita de algodón o una forja de yerva, con que se cobijan.

No tienen fierro ni armas, salvo unas çimas de cañas en que ponen al cavo un palillo delgado agudo; todo lo que labran es con piedras. Y no e podido entender que alguno tenga bienes propios, porque algunos días que yo estuve con este Rey en la villa de la Navidad vía que todo el pueblo, y en especial la mugeres, le traían los 'agis', qu'es su vianda que comen, y él los mandava destribuir: muy singular mantenimiento...

En ninguna parte d'estas islas e conocido en la gente d'ellas seta ni idolatría ni mucha diversidad en lengua de unos a otros, salvo que todos se entienden. Conoçí que conoçen que en el çielo están todas las fuerças, y generalmente, en cuantas tierras yo aya andado, creyeron y creen que yo con estos navíos y gente venía del cielo, y con este acatamiento me reçebían. Y oy en el día están en el mesmo propósito, ni se an quitado d'ello, por mucha conversación que ayan tenido con ellos; y luego, en llegando a cualquier poblazón, los hombre y mugeres y niños andan dando bozes por las casas: 'Benid, benid la gente del çielo'.

Cuanto tienen y tenían davan por cualquier cosa que por ello se le diese, hasta tomar un pedazo de bidrio o de escudilla rota o cosa semejante, quiera fuese oro quier fuese otra cosa de cualquier valor. Por los cavos de las agujetas de cuero ovo un marinero más de dos castellanos y medio. Y d'estas cosas ay diez mill de contar.

Estas islas son todas muy llanas y tierra muy baja, salvo la Juana y la Española: estas dos son tierras muy altas, y en ellas ay sierras y montañas altísimas sin comparaçión de la isla de Tenerife. Son las montañas todas de mill hechuras y todas fermosísimas y fertilísimas y andables y llenas de árboles; pareçen que llegan al çielo.

E la una y la otra d'estas dichas islas son muy grandes que, como dicho tengo, yo andove por la línea recta çiento y siete leguas por la Juana, y me quedavan dos provincias por andar de la parte de nurueste, en que, según pude comprehender d'estos indios, que de longura no puede aver menos de çincuenta a sesenta leguas, ansí que (¿?) por argumento es muy mayor que Ynglaterra y Escoçia juntas. Esta otra Española es mayor en çerco que toda la España, la que, como dixe arriba, anduve por la lígnea recta de poniente a oriente çiento y ochenta y ocho grandes leguas que en ella ay en aquella cuadra. La Juana es de muchos ríos, y en ella ay grandes montañas y grandísimos valles y vega y campos, y toda llena de árboles y palmas grandísimas y de mill maneras a maravilla.

La Española en todo tiene ventaja: los árboles no son tan altos ni de la mesma calidad, salvo muy frutíferos y espaçiosos; y deleitables tierras para todas cosas y para sembrar y plantar y criança de ganados, de que en ninguna isla e visto de ningún espeçie. Tiene esta isla los aires a maravilla templados, y las vegas y campiñas a maravilla y sin comparaçión de las de Castilla, y eso mismo los ríos an grandes y buenas aguas, y los más traen oro. Los puertos de la mar son tantos y tam buenos que no lo creerán salvo por vista.

En éstas ni en otras islas no me e detenido por muchos respectos, como ya ençima dixe, en espeçial porque açiertó de ser inbierno cuando yo corría estas costas, la cuales no davan lugar para que yo pudiese ir al austro, porque estava en la parte del setentrión d'ellas y los vientos siempre fueron casi este tiempo levantes, que eran contrarios a seguir mi navegaçión; después yo no entendía aquella gente ni ellos a mí, salvo cuanto el alvedrío enseñava, bien qu'ellos llevavan pena y yo mucho más, porque yo deseava aver buena informaçión de todo. Y el descanso que yo para esto tomé fue los indios que yo tenía, qu'ellos deprendían nuestra lengua y nos la suya, y después al tanto del otro viaje se sabrá, así que no avía razón de me detener a perder tiempo en ningún puerto en cuanto yo tuviese lugar de navegar. Y también, como dicho tengo, estos navíos que yo traía heran muy grandes y pesados para semejante fecho, y en especial la nao que yo traía, de que vien temeroso estava yo antes que de Castilla partiese.

Bien quisiera llevar pequeñas caravelas, mas como era este el primer viaje y la gente que llevava era temerosa de hallar la mar brava y dubdosos del viaje, y avía ya avido tantas contrariedades y se atrevía quienquiera a contradezir este camino y poner en ello mill peligros, sin alguna razón que a ello pudiesen dar, me hizieron negar mi voluntad y hazer todo lo que aquéllos que conmigo avían de ir querían, y por fazer una vez el biaje y hallar la tierra.

Mas Nuestro Señor, qu'es lumbre y fuerça de todos aquellos que andan a buen fin y les da victorias de cosas que pareçen inposibles, quiso hordenar que yo hallase y oviese de hallar oro y minas d'él y espeçería y gente sin número, unos dispuestos para ser christianos y otros para que los christianos (¿?) a ellos, y me dió lugar con maravilla besible adonde yo hiziera la fuerça, la cual agora está o debe estar acavada del todo, y hordené que baxase en ella, en posesión de la villa de la Navidad, la gente que yo tenía en la nao y algunos de las caravelas, probeídos de mantenimientos para más de un año y muy mucha artillería y muy sin peligro de nadie, antes con mucha amistad del Rey de aí, el cual se preçiava de me llamar y tener por hemano; el cual todo amostrava de aver en la mayor dicha del mundo, como dixe, y así el Rey como los otros, de manera que la gente que allá dexé es para sojudgar toda la isla sin peligro.

Esta isla es el lugar, como dicho tengo, aseñalado por amnos de Nuestro Señor; por donde espero que Su Magestad a de dar a V. A. Tanto oro como abrán menester; espeçería, de una pimienta, cuantas naos V. Al. mandare cargar, y almátiga cuanta mandare cargar, de la cual no se halla hasta oy salvo en la isla d'Exío en Grecia y la venden el Señorío como quieren, que creo que saquen más de cuarenta y çinco mill ducados d'ella cada año; y la lináloe cuanto mandaren cargar, y algodón cuanto mandaren cargar, y esclavos tantos que no ay número, y serán de los idólatras; y creo aver hallado ruibarvo y canela.

Esto todo hallé agora que fue así de corrida, mas espero en Dios que a la buelta abrá hallado la gente que yo allá dexé otras mill cosas de gran sustançia, porque así les dexé encargado, y les dexé barca y aparejos para ello y para fazer barcas y fustas y maestros de todas artes de la mar. Y sobre todo, tengo por de V. A. Las sobredichas islas todas, y que puede disponer d'ellas así como puede y más cumplidamente de los reinos de Castilla, y en especial d'esta Española.

Concluyo aquí que, mediante la graçia divinal de Aquél qu'es comienço de todas cosas virtuosas y buenas y que da favor y victoria a todos aquellos que van en su camino, que de oy en siete años yo podré pagar a V. Al. çinco mill de cavallo y çincuenta mill de pie en la guerra e conquista de Jherusalem, sobre el cual propósito se tomó esta empresa; y dende a çinco años otros çinco mill de cavallo y cincuenta mill de pie, que serían diez mill de cavallo y çient mill de pie, y esto con muy poca costa que faga agora V. A. En este comienço, para que se tengan todas las Yndias y lo que en ellas ay en la mano, como despué diré por palabra a V. A. Y para esto tengo razón y no hablo inçierto, y no se debe dormir en ello, como se a fecho en la esecuçión d'esta enpresa, de que Dios perdone a quien a sido causa d'ello.

Muy poderosos prinçipes, de toda la christiandad debe hazer muy grandísismas fiestas y en espeçial la Yglesia de Dios, por aver fallado tanta multidumbre de pueblos tan allegados, para que con poco trabajo se tornen a nuestra sancta fee, y de tantas tierras llenas de tantos bienes a nos muy neçesarios, en que abrán todos los christianos refrigerio y ganançia, donde todo estava incógnito ni se conatava d'ello salvo en manera de fábula. Grandes alegrías y fiestas en las iglesias y muchas alabanças a la Sancta Trinidad debe en especial mandar hazer V. Al. en todos sus reinos y señoríos por el gran amor que les a amostrado, más que a otro prínçipe.

Agora, serenísimos príncipes, acuerde V. Al. que yo dexé muger e hijos y vine de mi tierra a les servir, adonde gasté lo que yo tenía y gasté siete años de tiempo y recibí mill oprovios con disfama y çofrí muchas neçesidades, y no quise entender con otros prínçipes que me rogaron, puesto que V. Al. aya dado recaudo a este viaje, que a sido más por inportunidad mía que no por otra cosa, y que no solamente se me a hecho merced, mas aún no se a cumplido lo que se me avía prometido. Yo no demando merçed a V. Al. para athesorar, porque yo no tengo condiçión salvo de servir a Dios y a V. Al. y traer este negocio de las Yndias a perfectión, como el tiempo dará d'ello testimonio; y por tanto les suplico que la honra me sea dada según el serviçio.

Tanbién la Iglesia de Dios deve de entender en esto: a probeer de perlados y devotos y savios religiosos; y porque la cosa es tan grande y de tal calidad qu'es razón que provea el Sancto Padre de perlados que sean muy fuera de cubdiçia de bienes temporales, y muy propios al serviçio de Dios y de V. Al., y por tanto a ella suplico que, en la carta que escriva d'esta victoria, que le demanden un cardenalgo para mi hijo y que, puesto que no sea en hedad idónea, se le dé, que de poca diferençia ay en el tiempo d'él y del hijo del Ofiçio de Médizis de Florençia, a quien se dio el capelo sin que aya servido ni tenga propósito de tanta honra de la christiandad; y que me faga merçed de la carta d'esto, porque yo lo embié a procurar.

Otrosí, serenísimos prínçipes, porqu'el pecado del desagradeçimiento fue el primero punido, yo conozco que, por yo no tenerlo, será todo tiempo de procurar con V. Al. este negoçio, que sin dubda que, si no fuera Villacorta, el cual a todo tiempo que era menester requería y travajava, porque yo ya estava aborrido del todo y todos ya cansados los que avían entendido y entendían en ello. Por tanto, suplico a V. Al. que me hagan merçed de le hazer contador mayor de la Yndias, que yo quedo por fiador que lo hará él bien.

Por ende es razón que V. Al. sepan que la primera isla de las Yndias más llegadas d'España es toda poblada de mugeres sin ningún hombre, y su trato no es feminil, salvo usar armas y otros exerçiçios de hombre. Traen arcos y flechas y se adornan de lásminas de alambre, del cual metal tienen en muy grande cantidad. A esta isla llaman 'Mateninó'.

A la segunda llaman 'Caribo' (¿?), leguas d'ésta distante. Aquí están aquellos pueblos, de qu'están todos los restantes de las otras islas de Yndias temerosos. Éstos comen carne umana. Son grandes frecheros. Tienen muchas canoas, casi tan grandes como fustas de remo, con las cuales corren todas la Yndias, y son tan temidos que a uno no an par ni ciento.

Ellos andan desnudos como los otros, salvo que traen los cavellos muy cumplidos, como mugeres. Creo que la cobardía tan grande de los pueblos de las otras islas, qu'es sin remedio, hagan dezir qu'éstos de Caribe sean osados, mas yo los tengo en la estima de los otros; y cuando V. Al. mandare que yo les enbíe esclavos, espero yo de los traer o enbiar d'éstos la mayor parte.

Éstos son aquéllos que tratan con las mugeres de Mateninó; las cuales, si paren hembra, tiénenla consigo y, si muchacho, críanle hasta que pueda comer por sí y después enbíanlo a Caribo: Entremedia d'estas islas de Caribo y de la Española está otra isla que llaman 'Boriquén', y todo es en poca distançia de la otra parte de la isla Juana, a qu'ellos llaman 'Cuba'.

En la parte más oçidental, en una de las dos probinçias que yo dexé de andar, la cual se llama 'Faba', naçen todos con cola. Detrás d'esta isla Juana, a una vista, ay otra, que me asiguravan estos indios que otra ay mayor qu'ella, a que llaman 'Jamaica', adonde toda la gente d'ella son sin cabellos; en ésta ay oro sin medida.

E agora traigo indios conmigo que an estado en las unas y en las otras y saven la lengua y las costumbres. No más, salvo que la Santísima Trinidad guarde y prospere el real estado de V. Al. a Su santo serviçio. Fecha en la mar de España a cuatro días de março de mill y cuatroçientos y noventa y tres años en la mar.


Fuente:

http://www.cervantesvirtual.com/historia/colon/doc10.shtml