Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

      1490-1499

      1470-1479

          1479

      1450-1459

Siglo XV > 1470-1479 > 1479

Fragmento de la Capitulación entre los Reyes Católicos y Alfonso V de Portugal.
4 de septiembre de 1479

Capitulación entre los Reyes Católicos y Alfonso V de Portugal (concluida en las Alcáçovas el 4 de septiembre de 1479, ratificada por los Reyes Católicos en Toledo el 6 de marzo de 1480 y por el Rey de Portugal en Evora el 8 de septiembre de 1480); Capítulos adicionales al Tratado de las paces.

[Cap. VIII] Otrosí, quisieron mas los dichos señores Rey e Reyna de Castilla e de Aragón e de Sicilia, etc., e les plugo para que esta paz sea firme, estable e para siempre duradera, e prometieron de agora para en todo tiempo, que por sy nin por otro público fin secreto, nin sus herederos e subcesores, non turbarán, molestarán, nin inquietarán de fecho nin de derecho, en juizio nin fuera de juizio, los dichos señores Rey e Prínçipe de Portogal, nin los reyes que por tiempo fueren de Portogal, nin sus reynos, la posesión e casi posesión en que están en todos los tratos, tierras, rescates de Guinea, con sus minas de oro, e qualesquier otras islas, costas, tierras, descubiertas e por descobrir, falladas e por fallar, islas de la Madera, Puerto Sancto e Desierta, e todas las islas de los Açores, e islas de las Flores, e así las islas de Cabo Verde, e todas las islas que agora tiene descubiertas, e qualesquier otras islas que se fallaren o conquirieren de las islas de Canaria pera baxo contra Guinea, porque todo lo que es fallado e se fallare conquerir o descobrir en los dichos términos, allende de lo que ya es fallado, ocupado, descubierto, finca a los dichos Rey e Príncipe de Portogal e sus reinos, tirando solamente las islas de Canaria, a saber, Lançarote, Palma, Fuerte Ventura, la Gomera, el Fierro, la Graciosa, la Gran Canaria, Tenerife, e todas las otras islas de Canaria ganadas o por ganar, las quales fincan a los reinos de Castilla, e bien así no turbarán, molestarán, nin inquietarán qualesquier personas que los dichos tratos de Guinea, nin las dichas costas, tierras descubiertas e por descobrir, en nonbre o de la mano de los dichos señores Rey e Prinçipe, o de sus subçesores, negoçiaren, trataren o conquirieren por qualquier título, modo o manera que sea e ser pueda. Antes por esta presente prometen e seguran a buena fee, sin mal engaño, a los dichos señores Rey e Prínçipe, e a sus subcesores, que non mandarán por sí, nin por otro, nin consentirán, ante defenderán que sin liçencia de los dichos señores Rey e Prínçipe de Portogal non vayan a negoçiar a los dichos tratos, nin islas, tierras de Guinea descubiertas e por descobrir, sus gentes naturales o súbditos, en todo logar o tiempo, e en todo caso cuidado o non cuidado, nin otras qualesquier gentes estrangeras que estovieren en sus reinos e señoríos, o en sus puertos armaren o se abitullaren, ni darán a ello alguna ocasión, favor, logar, ayuda, nin consentimiento directe nin indirecte, nin consentirán armar nin cargar para allá en manera alguna. E si alguno de los naturales o súbditos de los reinos de Castilla o estrangeros, qualesquier que sean, fueren tratar, impedir, danificar, robar o conquirir a dicha Guinea, tratos, rescates, minas, tierras, islas della descobiertas o por descobrir, sin liçençia e consentimiento expreso de los dichos señores Rey e Prínçipe, o de sus subcesores, que los tales sean punidos en aquella manera, logar e forma, que es ordenado por el dicho capítulo desta nueva reformación e retificación de los tratos de las pazes, que se tenía e deve tener en las cosas de la mar, contra los que salen a tierra en las costas, prayas, puertos, abras, a robar, danificar o mal fazer, o en el mar largo las dichas cosas fazem.

[Cap. IX] Otrosí, los dichos señores Rey e Reina de Castilla e de León, etc, prometieron, otorgaron por el modo sobredicho, ppr si e por sus subcesores, que non se entremeterán de querer entender, fin entenderán en manera alguna, en la conquista del reino de Fez, como se en ello no empacharan nin entremeteran, los reys parados de Castilia, ante Libremente los dichos señores Rey e Príncipe de Portogal e sus reynos e subcesores, podrán proseguir la dicha conquista, e la defenderán, como les pluguiere prometieron e otorgaron en todo los dictos señores Rey e Reyna, que por sí nin por otro, en juizio fin fuera del de fecho nin de derecho, non moverán sobre todo lo que dicho es, nin parte dello, nin sobre cosa alguna que a ello pertenesca, pleyto, dubda, qüestión, fin otra contienda alguna, ante todo guardarán, complirán muy enteramente e faran guardar e complir sin menguamiento alguno. E, por que adelante non se pueda alegar inorançia de las dichas cosas vedadas e penas, los dichos señores Rey e Reyna mandarán luego a las justiçias e ofiçiales de los puertos de los dichos sus reinos, que todo así guarden e cumplan e esecuten fielmente, e así lo mandarán pregonar e publicar en su corte e en los dichos puertos de mar de los dichos sus reinos e señoríos, para que a todos venga en notiçia.

[Cap. X] Outrosy, quisieron mas los dichos señores Rey de Portugal e Príncipe su fijo, e les plago, para que esta paz sea firme, estable, para siempre duradera, e prometieron, desde agora para en todo tiempo, que por sí fin por otro, público nin secreto, ni sus herederos, nin sus subcesores, non turbarán, molestarán, ni inquietarán, de fecho nin de derecho, en juizio ni fuera de juizio, a los dichos señores Rey e Reina de Castilla, de León, de Aragón, de Sicilia, etc., fin a los Reyes que por el tiempo fueren de los dichos reinos de Castilla e de León, fin a los que delios los ovieren, salvo si con los tales tovierem guerra, nin quebrantando estas pazes con Castilla e León, nin a sus súbditos e naturales la posesión e casi posesión en que están de las islas de Canaria, a saber, Lançarote, Palma, Fuerte Ventura, la Gomera, el Fierro, la, Graciosa, la Gran Canaria, Tenerife, e todas las otras islas de Canaria ganadas e por ganar, nin la conquista dellas, ante por esta presente prometen e seguran, a buena fe sin mal engaño, a los dichos señores Rey e Reina de Castilla e de Aragón e a sus subcesares, que non embiarán por sí nin por otro, nin consintirán, nin darán ocasión, favor, logar, fin ayuda directe nin indirecte, antes defenderam a sus gentes e naturales e súbditos, en todo logar e tiempo, e en todo caso cuidado o non cuidado, e otras qualesquier personas estrangeras que estovieren en sus reinos e señoríos o en sus puertos armaren e se abituilarem, que non vayan ni enbien a las dichas islas de Canaria ganadas e por ganar, fin alguna dellas, a las danificar, robar, ni conquistar, e tomar, nin ocupar, fu fazer otro mal nun daño alguno en ellas, nin en los que en ellas estovieren, nun ellos nin sus subcesores se entremeterán en tomar nin ocupar las dichas Islas de Canaria ganadas e por ganar, fin parte dellas, ni la conquista dellas, nun de alguna dellas, en tiempo alguno, nin por alguna manera. E Si algunos de los naturales e súbditos de los dichos reinos e señoríos de Portogal, e estrangeros qualquier que sean, con liçençia e consentimiento de los dichos señores Rey e Príncipe de Portogal e de sus subcesores, o por su auctoridad, fizieren lo contrario de lo que ençima dicho es, o de cualquier cosa o parte dello, que los tales sean punidos en aquella manera, logar e forma, que es ordenado e asentado por el sobredicho capítulo desta nueva reformaçión e retificaçión de las dichas pazes, que se tienen e deve tener en las cosas de la mar contra los que salen en tierra en las costas, puertos, abras, prayas, a robar e danificar, o en mar largo fazen las dichas cosas, por quanto todas las dichas islas de Canaria, ganadas e por ganar, e su conquista, fica para los dichos señores Rey e Reina de Castilla, etc. e sus subcesores. E prometen los dichos señores Rey e Príncipe de Portogal, por sí e por sus subcesores, que por si un por otro, en juizio un fuera del, de fecho fin de derecho, non moverán sobre las dichas islas de Canaria, ganadas e por ganar, nin sobre la conquista dellas, nin sobre parte alguma dello, nin sobre cosa alguna dello que a esto pertenesca, pleyto, demanda, qüestión, nin otra contienda alguna, antes guardarán e complirán todo lo susodicho, e farán guardar e conplir muy enteramente sin cautela nin engaño alguno. E, por que no se pueda alegar inorancia de lo susodicho, lo mandaron así pregonar públicamente en su corte e en los puertos de mar de sus reinos e señoríos. E mandaron luego a las justiçias e oficiales de los dichos puertos e de los dichos sus reinos e señoríos, que así lo guarden e cumplan, e executen fielmente.

Fuente: García Gallo, Alfonso, Las Bulas de Alejandro VI y el ordenamiento jurídico de la expansión portuguesa y castellana en África e Indias, (Separata de: Anuario de Historia del Derecho Español, tomo XXVIII), Instituto Nacional de Estudios Jurídicos, Madrid, 1958, pp. 319-324